El retroceso del bosque nativo

Fecha Publicación: 8/8/2016

Los datos duros provenientes de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales de la UFRO, demuestran científicamente que el bosque nativo ha disminuido en un 19% en los últimos 40 años. 

 

No es para nada original volver la mirada hacia las evidentes dificultades de buscar un equilibrio entre desarrollo y ambiente, aun así, es absolutamente necesario insistir en su restablecimiento, ya que si no se toman los resguardos del caso, el vector termina por favorecer al primero, aunque sea a costo irreversible para este último, olvidando que no pocas veces el pan de unos pocos para hoy, puede ser el hambre de muchos para mañana.

Es relevante argumentar con datos concretos, que si bien se dirigen a un aspecto muy particular de un muy amplio escenario, es una parte relevante de todo el conjunto, escuetamente, los resultados de un estudio de un equipo de investigadores de la Universidad de la Frontera, quienes informan sobre pérdida de782.120 hectáreas de bosque nativo, en el periodo comprendido entre 1973 y 2011.

No hay en realidad demasiado terreno para las explicaciones o los desmentidos, lo que se ha elegido eludir, es que la pérdida del bosque nativo en Chile es una realidad, que no es una situación de amenaza, ya superada, sino que bien por el contrario, se ha evidenciado de manera continua en una de las zonas con mayor biodiversidad del mundo. Los datos duros provenientes de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales de la UFRO, demuestran científicamente que el bosque nativo ha disminuido en un 19% en los últimos 40 años. 

Se trata de los resultados de una investigación publicada en junio este año por la revista científica Regional Environmental Change que analizó nueve estudios que tuvieron como foco la zona comprendida entre las Regiones de Valparaíso y Los Lagos, la con mayor riqueza de bosques en Chile y donde se ubica uno de los 35 hotspot de biodiversidad del mundo, un concepto que describe una región biogeográfica con niveles significativos de biodiversidad que está bajo amenaza debido a la acción del hombre. 

Según explicaron los investigadores del Departamento de Ciencias Forestales de la institución ya mencionada, se realizó una revisión completa de los diferentes estudios que informaban sobre cambios en el uso y cobertura del suelo, lo que les permitió concluir que la pérdida neta más alta de bosque se produjo entre 1970 y 1990, descendió en el periodo de 1990 y 2000, para incrementarse entre 2000 y 2010, advirtiendo, sin embargo, que no hay una diferencia significativa entre las tasas de deforestación en dichos periodos, revelando que la pérdida ha sido continua.

Para este equipo de investigadores, integrado también por académicos de la Universidad Austral de Chile y del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, el bosque nativo que se ha perdido se ha transformado fundamentalmente en matorrales y arbustos (cerca del 45%), en plantaciones forestales y en terrenos agrícolas. No obstante, en la zona de mayor riqueza de especies, la conversión ha sido principalmente a plantaciones de árboles exóticos, específicamente pino y eucaliptus.

Para la región esta situación es particularmente relevante, ya que ha habido una voz pública informando erróneamente en sentido contrario a lo que este estudio termina de observar, se desprende en consecuencia que es más crítico que nunca reexaminar la política forestal vigente, para asegurar la conservación de uno de los hotspot de biodiversidad del mundo y la calidad de vida de chilenos de hoy y de mañana.
 


 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF