Calidad de la educación, factor determinante en el nivel de desempeño

Fecha Publicación: 2/7/2016

El factor de mayor impacto en el desempeño de los chilenos es, como era previsible, el nivel educativo. Pero también hay otros menos obvios, como el mejor desempeño en adultos cuyos padres tuvieron mejor educación.
 

 


Ante la abundante panoplia, aceptable metáfora, de problemas por resolver, o asuntos que se encuentran en pleno y encendido debate, hay que hacer un esfuerzo considerable para no dejar que los temas más relevantes queden ocultos por el ruido y el humo.

El desarrollo del país y de cada una de sus regiones depende en gran medida de la calidad de su recurso humano, de sus competencias, habilidades y destrezas, de su capacidad para mantenerse al tanto de los avances que no cesan de ocurrir en cada sector de la producción, en pocas palabras, en la posibilidad de reinventarse para competir, a lo menos en igualdad de términos, en un mundo que no espera a nadie.

En razón de lo anterior, es preocupante el resultado del último estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) en lo relativo a los adultos chilenos, de acuerdo a la publicación de Evaluación Internacional de las Competencias de Adultos (Piaac), allí se muestra que la mayoría de las personas entre 16 y 65 años tiene facultades para sólo entender textos breves y sencillos, más concretamente, el 48% de los chilenos sólo entiende textos simples, y en cuanto a matemáticas sus competencias están limitadas a realizar procesos numéricos básicos; suma y resta, como contar dinero. 

La evaluación aludida, es aplicada en 34 países y mide las habilidades de personas entre 16 y 65 años en los ámbitos de comprensión de lectura y razonamiento matemático. A este respecto, el estudio establece que el 53% de los adultos de nuestro país tiene un nivel bajo en comprensión de lectura. Sólo el 2 % está en el nivel superior. El promedio de un país Ocde responde a que un 19% suele encontrarse en el nivel más bajo.

A nivel de matemáticas es peor: el 62% de los adultos chilenos está en el nivel bajo. Sólo un 2% está en el nivel más alto. Nuevamente, los niveles Ocde reflejan que un 23% suele estar en niveles bajos en matemática. En ambas áreas, sólo el 11% se ubica en el nivel superior. Además, más de la mitad de los adultos (52%) tiene bajo desempeño en el uso del computador, como es de esperar.

El factor de mayor impacto en el desempeño de los chilenos es el nivel educativo. De esa manera, los que llegaron a la educación superior, sea esta completa o incompleta, obtuvieron, en promedio, 77 puntos más en comprensión lectora respecto de quienes no completaron la educación media, igualmente hay mejor desempeño en adultos cuyos padres tuvieron mejor educación.

Resultados insatisfactorios que mueven a Mirentxu Anaya, Presidenta Ejecutiva de Educación 2020, en una entrevista sobre la calidad de la educación chilena, a comentar que no se está cumpliendo con la promesa de educar a los niños. O la presentación de Mario Waissbluth en México, en abril de este año, denunciando que América Latina es "un continente de analfabetos funcionales", con las siguientes cifras; Argentina 78%, Brasil 68%, Colombia 65%, Chile 44%, México 62%, Perú 78%, para nosotros de fácil y engañoso consuelo.

El tema en la calle es gratuidad, participación democrática del estudiantado, financiación de las universidades, entre otros tópicos no menos relevantes, la manera como todo aquello modifica para mejor las falencias detectadas en estas competencias, se supone que está, a pesar de su urgencia, en alguna parte indefinida de las metas de la Reforma Educacional.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF