El Canal de Panamá y las lecciones de la Historia

Fecha Publicación: 29/6/2016

El 15 de agosto de 1914, la apertura del canal de Panamá significó un golpe mortal para los puertos de Chile, las grandes naves cruzando el Estrecho de Magallanes empezaron a pasar ahora por una de las mayores intervenciones geográficas del planeta hecha por el hombre, la unión de dos océanos ubicados a diferente altura, usando esclusas, como bajando o subiendo una escalera. Privados de ese flujo de naves provenientes de todas las latitudes, Valparaíso y otros puertos chilenos empezaron a languidecer, con fuerte impacto para la economía nacional.

El recién pasado domingo 26 de junio, con el paso de un buque chino, con capacidad para 9.400 contenedores, quedó abierta a la navegación la ampliación del Canal de Panamá, cuya realización llevó nueve años, demandó el concurso de 30.000 trabajadores y costó 5.450 millones de dólares, una promesa de triplicar los ingresos por ese medio para ese país centroamericano.

A diferencia de lo ocurrido hace poco más de un siglo, los puertos chilenos han estado atentos a esos desarrollos, particularmente en nuestra región. Según las cifras entregadas por cada una de las empresas relacionadas, la inversión en la modernización de los puertos locales totalizan más de US$ 248 millones en la Región del Bío Bío, como ejemplo, el recién inaugurado muelle de San Vicente Terminal Internacional, (Svti), con una inversión de US$ 120 millones, mientras que el puerto de Lirquén destinará más de US$ 40 millones. Por su parte, el puerto de Coronel informó que posee un plan de inversión a 5 años que llega a los US$ 70 millones y Talcahuano Terminal Portuario aporta otros $18,5 millones. 

El ministro de Transporte y Telecomunicaciones, Andrés Gómez-Lobo, en el acto de inauguración del nuevo muelle de Svti, define esta obra como "un impulso para la economía local y nacional, ya que ayuda a generar mayor competencia en el comercio exterior", mientras el gerente general de Svti, Eduardo González, pone el acento en un aspecto crucial; "consolidar nuestra posición de liderazgo en la Región del Bío Bío y en el centro sur del país".

Chile es el tercer usuario a nivel mundial del Canal de Panamá, por lo tanto, la apertura de este nuevo canal, para barcos New Panamax, de hasta 367 metros de eslora y 50 metros de manga, desafía la capacidad de respuesta de las empresas portuarias, como la que se ha descrito, ya que para esos parámetros se requiere una mirada muy amplia, no solo para lo inmediatamente comprometido, como podrían ser el mejoramiento de gestión y capital humano, sino también de renovación y desarrollo de apoyo logístico, como equipos, patios e infraestructura y una visión de las nuevas oportunidades.

Panamá es el décimo destino de las inversiones directas de capitales chilenos en el mundo, que alcanza los 813 millones de dólares, un 0,8% del total invertido en el exterior, que ubica a ese país como el principal receptor en Centroamérica. Según datos oficiales, en 2015 Chile exportó a Panamá 176 millones de dólares con respecto a los 173,5 millones de 2014, en correspondencia con importaciones desde el territorio panameño, que mostraron un crecimiento de 9%, alcanzando los 92 millones de dólares.

Las lecciones de un siglo atrás son lo suficientemente claras como para obtener una sinergia benéfica entre Chile y Panamá, con clara repercusión positiva para nuestra región.
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF