Sembradores de discordia

Fecha Publicación: 24/6/2016

Basta con escarbar un poco en la historia para darse cuenta que en tiempos pasados las maniobras que los hombres emplean para con sus semejantes son muy parecidas a las actuales y, de igual modo, los subterfugios políticos, por eso es usual encontrar frases completas, proverbios y dichos que reflejan exactamente, sin mover una coma, lo que sucede hoy y solía ocurrir hace mil años.

Por ejemplo, la pésima manía de tirar la piedra y esconder la mano, expresión española que, para entender mejor, se puede dividir por la mitad, para que se vea mejor el significado de ambas partes, ya que su significado es del todo metafórico; tirar la piedra es crear una situación de conflicto, instalar una polémica, lanzar una acusación, elevar la temperatura de un problema o derechamente iniciar una pelea.

Por su parte, la sección esconder la mano, se encarga de describir el hecho de retirarse, desaparecer, mirar para el lado con cara de perfecta inocencia, no hacerse responsable de la dinámica que se desata ni de las repercusiones haya tenido el lanzamiento del figurado proyectil. La pequeña y promisoria maldad infantil de tocar el timbre y salir corriendo.

La gente cobarde es especialista en tirar la piedra y esconder la mano, otras artistas son los hipócritas, frecuentes lanzadores, actuaciones insidiosas para provocar discordia. Si es malo en términos personales, es intolerable en términos políticos y, sin embargo, hay manifestaciones completas y violentas en plena calle producto de tales enjuagues y manipulaciones, con fines de estrategia, con el propósito de mejorar la pesca a río revuelto. Con razón el Dante puso a los sembradores de discordia en el fondo del infierno.



PROCOPIO
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF