Acciones hacia la transparencia

Fecha Publicación: 6/9/2015

 Se ha comentado que los políticos tienen temor a perder el apoyo de la ciudadanía, no es una mala conclusión, ya que existen gracias al voto de los ciudadanos. La democracia los necesita, a ambos, a la ciudadanía y a los políticos que la representan. La democracia es más fuerte mientras más fuertes y comprometidos estén sus actores, mientras más legítimo poder ostenten los políticos basados en el apoyo de sus electores.

El apoyo ciudadano a sus representantes ha disminuido hasta niveles alarmantes, no solo para ellos, que dependen de ese apoyo, sino para la estabilidad de la democracia, por eso la situación requiere rápido remedio, con resultados al más breve plazo. Los avances en la legislación para la probidad y transparencia van en la dirección correcta, pero persisten resistencias a ciertos cambios necesarios; al abandono de ciertas modalidades de comportamiento que por muy antiguas que sean no adquieren por eso un sello de virtud.

Los procedimientos para nombrar personas en posiciones claves, haciendo uso de las vinculaciones de los partidos, que adquieren debido a esas maniobras una característica de agencia de empleo y generación de compromisos por cobrar. La falta de claridad con respecto al número de partidarios y las dudas con respecto a sus fuentes de financiamiento, o el manejo de negocios, lo que se ha denominado lucro partidario. La insuficiente transparencia en datos financieros, que se ha detectado en evaluaciones sobre esta materia, son todas tareas pendientes.

Lo saludable es que estas situaciones están siendo examinadas, que hay, aunque sea tibia, una dinámica para mejorar los modos y usos que han comprometido la credibilidad de la política nacional.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF