Los pilares de la felicidad

Fecha Publicación: 14/6/2016

Para empezar, el recuerdo de una frase de la reina Isabel II, la reina actual del Reino Unido, en plena y larga celebración de su cumpleaños noventa y sin la menor intención de soltar la corona, muy bien puesta en una cabeza con altos índices de equilibrio, cuando hace unos años da un mensaje al Parlamento, para resumir una temporada llena de dificultades y entuertos usa el término annus horribilis, sin necesidad de traducción. 

Se puede compartir en parte ese diagnóstico con la visión de los tiempos presentes, llenos de conflictos e inseguridades nuevas y en desarrollo. Sin embargo, a pesar de todas esas vicisitudes, además de lo que ocurre en el planeta y con la economía, no hay que perder la capacidad para reconocer que hay causas más profundas que los elementos solo financieros como barreras para la felicidad.

Se recuerda verdades tan antiguas como el tiempo, obvias a sola presentación y que a pesar de ser tan evidentes, requieren de permanente repaso, de llamadas de atención. Alude a los cuatro pilares de la felicidad: Amor-Trabajo-Cultura-Libertad.

Amor que el hombre necesita para medir en forma positiva, trabajo que da significado a la vida del hombre, la cultura que es la estética de la inteligencia, es la libertad para explorar y aprender, la lectura, la música, el arte, la literatura y, finalmente, la amistad, el plato fuerte en el banquete de la vida.

Para los valores imperantes suena como propio de una ingenuidad lamentable, pero no es una mala sugerencia invertir en algo más que en dinero, aunque al principio no sea demasiado, que no se diga después que nadie se tomó la molestia de advertirlo.



PROCOPIO
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF