Una nueva ruta para el comercio mundial

Fecha Publicación: 6/9/2015

El primer desafío de Hernando de Magallanes le tomó año y medio; superar las intrigas y zancadillas en la corte española, tratando de conseguir apoyo para probar que se podía dar la vuelta al mundo, total ya Colón había asegurado de su redondez. Se trataba de encontrar una ruta segura para el oriente y comerciar sin los intermediarios que hacían de cualquier cosa algo prohibitivo. 

Al fin, sale del puerto de San Lúcar el 20 de septiembre de 1519, con 5 naves y 265 tripulantes. A la travesía de Magallanes no le faltó nada, motines, racionamiento, sed y hambre, pánico, desesperación y rebeldía, pérdida de embarcaciones y el convencimiento creciente de la tripulación que el plan era una locura improductiva. Nada detuvo a Magallanes, logra descubrir el estrecho en el extremo sur de América, entrando con sus naves el 1° de noviembre de 1520, debido a eso le llama Estrecho de Todos los Santos

Magallanes concluye que se encuentra en el extremo del continente americano, entre tanto canal desconocido y aguas amenazantes le costó poco menos de un mes salir de ese laberinto, las tres naves que quedaban entraron finalmente al Pacífico.

Le faltaba la pesadilla de cruzar el océano, hasta llegar a una isla del archipiélago de las Filipinas, donde el capitán muere en un enfrentamiento con los naturales. Asume el mando Juan Sebastián Elcano, quien logra finalmente recalar en el mismo puerto desde donde habían salido casi dos años atrás, con la única nave sobreviviente; la Victoria, con sólo 17 hombres, un día como hoy, en 1522.Definitivamente la Tierra era redonda. Ahora basta con hacer girar su reproducción a escala. 
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF