Piratas en este rincón del mundo

Fecha Publicación: 4/6/2016

El término pirata viene del griego peirates, que significa esforzarse, tratar de, intentar la fortuna en las aventuras, o sea, peligrosamente cercano al concepto de emprendedor, salvo por el hecho que para conseguir sus propósitos; hacer fortuna , mucha y lo más rápidamente posible, no tenían como barreras asuntos propios del deterioro de la sociedad occidental, que insistió en instalar conceptos incomodos y profundamente inconvenientes, como derechos humanos, impuestos internos, propiedad privada y otras estructuras evidentemente dañinas para el saludable desarrollo de la actividad.

Sin olvidar que los mejores piratas se apropiaron de los entornos más productivos, como, por ejemplo, la ruta de los galeones que hinchados de oro y piedras preciosas cruzaban el Atlántico, otros con menores recursos o más aventureros, se dedicaron a visitarnos, se rumorea que con el propósito de esconder magníficos tesoros que pensaban volver a retirar. 

Especialmente uno, el regalón de la Reina Isabel I de Inglaterra, Francis Drake, quien junto a otros piratas cruzaba el Estrecho de Magallanes y aparecía en la costa austral de Chile. Actuaban contra las poblaciones más indefensas y esporádicamente mataban civiles para mantenerse en forma.

En los tiempos modernos, de vez en cuando, se filtra algún dato de tesoro escondido y por allí se instalan buscadores de inextinguible entusiasmo, hasta que se les extinguen los fondos para seguir intentándolo. Otros, harto más despiertos, se dedican a juntar su propio tesoro, haciendo uso de técnicas piratas, rara vez en persona, la mayoría de las veces, sólo por medio de sus innúmeros agentes, desparramados abundantemente en los paseos peatonales.
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF