Chilenos, los más longevos de la región

Fecha Publicación: 23/5/2016

No sin razón se ha mencionado un ministerio para este efecto, ya que de solo mirar las cifras, se puede apreciar que la proporción de adultos mayores distará mucho de ser un sector marginal de la sociedad relativo corto plazo. 

 

Hace ya rato que se ha puesto sobre la mesa el cambiante universo del adulto mayor, aunque no parece haber percepción real del significado de la permanencia e incremento de esta población de la tercera y cuarta edad en la sociedad chilena. Se observa más declaraciones retóricas que estudios serios para reaccionar ante una realidad cada vez más evidente. No se termina de comprender que ese futuro ya ha llegado, que no hay, ni por asomo, la posibilidad que desaparezca.

La última información, hace un par de días, proveniente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indica que los chilenos son los más longevos en la región y segundos en América Latina. A mayor abundamiento, sólo 29 países en el mundo, entre ellos Chile, superan la media de 80 años, según la misma fuente un informe de la OMS. 

Efectivamente, la vida promedio de los chilenos alcanza los 80,5 años, una edad que este lado del planeta solo es superada por Canadá, cuyo promedio alcanza los 82,2 años. Una situación que deja muy bien puesto el nivel de la salud pública de país, sin considerar otros factores que necesariamente han de ser positivos como para poder alcanzar esas altas cotas. Resulta interesante enterarse que sólo 29 países en todo el planeta superan la media de 80 años.

En términos concretos, esos que demandan acciones inmediatas y visión de largo plazo, esto significa que, en promedio, una persona nacida en 2015 puede llegar a vivir 71,4 años. Si es mujer, la esperanza es mayor (73,8 años) que para los hombres (69,1). A nivel latinoamericano, además de Chile, nueve países se ubican por encima del umbral de los 75 años de vida promedio: Costa Rica (79,6), Cuba (79,1), Panamá (77,8), Uruguay (77), México (76,7), Argentina (76,3), Ecuador (76,2), Perú (75,5) y Brasil (75).

Sin embargo, aludir solamente a los años de vida sin asociar con la calidad de ésta, es una mirada insuficiente, no se trata de sobrevivir, el asunto es tener una población lo más sana y activa posible, que tenga aún capacidad para aportar positivamente y dignamente al desarrollo del país, no meramente una carga, sino un sector valioso para el patrimonio social de la nación.

Una publicación del departamento de Gerontologia, de la Universidad de Chile, llama la atención sobre el resultado de esta transformación etaria de la población, que ha sorprendido a una sociedad que en general se ha estimado, por largo tiempo, como joven y que sólo en los últimos quince o veinte años el tema del Adulto Mayor ha pasado a ser parte de la preocupación pública.

Si bien es cierto se han multiplicado diversas iniciativas públicas y privadas, con fines de lucro o programas sociales, destinadas a atender al creciente grupo de Adultos Mayores, todavía hace falta una estructura mucho más sólida y transversal para que los mayores se conserven sanos y se sientan útiles. No sin razón se ha mencionado un ministerio para este efecto, ya que de solo mirar las cifras, se puede apreciar que la proporción de adultos mayores distará mucho de ser un sector marginal de la sociedad relativo corto plazo. 

Según cifras del INE de hace dos años, el Índice de Adultos Mayores por cada 100 menores de 15 años llegará a 87,84 en seis años más, o sea en los próximos cuatro años, si las estadísticas no se equivocan.

La Región tiene que tener sus propias estimaciones y sus propias propuestas, si se ha estado atento a la bitácora del Gobierno, resulta recomendable empezar a hacer las tareas sin esperar novedades del Olimpo.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF