Claves para entender las cifras de desempleo

Fecha Publicación: 10/5/2016

Las estadísticas sobre la empleabilidad en cualquier país reflejan muy de cerca su estado de desarrollo, aunque tienen que ser acompañadas de otras variables para que tengan un sentido real. Es por eso que resulta muy tentador hacer malabarismos políticos con el significado de las cifras, razón del cáustico comentario de Mark Twain; existen tres órdenes de mentiras, las mentiras piadosas, las malditas mentiras y las estadísticas. 

Hay que entender que no se trata de una descalificación maliciosa y absoluta del tratamiento estadístico de datos, en el fondo, más bien se recuerda que las estadísticas tienen metodologías complejas y que aún para iniciados en ciencia este tipo de análisis de la información se presta, voluntariamente o no, para conclusiones inexactas.

Como ocurre con predecible regularidad- un factor positivo en sí mismo- el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), informó sobre la tasa de desempleo durante el trimestre móvil enero-marzo del presente año, la cual correspondió al 6,3%, registrando una variación positiva de 0,4 punto porcentual respecto del trimestre móvil anterior y un aumento de 0,2 pp. en doce meses.

Para el ciudadano común, la lectura de estas cifras resulta no pocas veces incomprensible, debido al uso de términos técnicos que pueden mover a confusión, al explicar el aumento anual de la tasa de desocupación, por ejemplo, que hubo un aumento de los Ocupados (1,3%) en menor magnitud que el crecimiento de la Fuerza de Trabajo (1,4%), al tiempo que los Desocupados aumentaron (3,6%). 

Fuera de los números, hay más desocupación porque hay más gente que quiere trabajar, que plazas en el mundo laboral y se suman otros pocos que han quedado sin trabajo. Sin mayores explicaciones, que están todas respaldadas por una nube de indicadores estadísticos, las personas perciben incertezas en cuando a su futuro laboral y hay un significativo porcentaje que siente inseguridad a este respecto, una situación que debe ser controlada con premura, ya que de lo contrario se entra en un círculo vicioso que se potencia a sí mismo, como lo sugiere una investigación por psicólogos españoles concluyendo que la inseguridad laboral se relaciona directa y negativamente con la satisfacción con la vida y el trabajo, además de afectar, también negativamente, al rendimiento y el compromiso profesional.

Los mensajes relativos a este delicado asunto han tenido en los últimos meses indicios preocupantes, "probablemente, entraremos en una fase de debilidad del mercado laboral, si no excepcionalmente aguda, sí de larga duración", de un economista asociado a una poderosa entidad bancaria nacional, en sintonía con dificultades en el mercado laboral asociado a la minería e industria salmonera. Por su parte, en el área urbana de mayor proximidad, el comercio minorista, cuyo presidente nacional observa inquietud entre los generadores de empleo.

Las tendencias en este ámbito pueden experimentar variaciones en cortos lapsos, lo que no debe sufrir variaciones, salvo en sentido positivo, es la productividad de cada trabajador, la tendencia a trabajar muchas horas con una eficiencia baja es una de las dificultades a vencer, hay trabajo para ambas partes; del empresariado para maximizar los salarios en la medida de lo factible y de los trabajadores para mejorar la producción, un círculo virtuoso que sigue a la espera de ponerse en marcha.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF