Marcas de identidad de los ex alumnos

Fecha Publicación: 10/5/2016

Fatalmente, se llega a condición de ex alumno, el principio es casi indoloro, casi obvio, se egresa de la universidad, por ejemplo, y sin mérito mayor, se obtiene ese atributo, de por vida. No se toma conciencia hasta el paso de los años y la llegada casi fatal de los recuerdos, no falta el motivo, se quiere saber, junto con los otros, qué significa ser ex alumno. La dificultad radica en la preposición latina "ex", que permite agregar a la condición de exalumno una serie de otros sentidos y significados que deben ser debidamente discutidos para que no se piense, como comúnmente ocurre, que sea un elemento pretérito. 

Los romanos tomaron la preposición "ex" del griego, para significar el punto de partida de un movimiento, la salida desde el interior, pero también el origen, la procedencia, la patria desde uno procede. Un pollo sería ex ovo. Señala igualmente de que se está hecho, o construido, ex auro, para dejar claro que se está hecho de oro. Ex alumno de la universidad, construido por ella, a ella perteneciente.

Si hemos entendido bien, hay algo común en los significados, establece una relación estrecha, una pertenencia, una cercanía, una relación de mutua dependencia. Ha de ser por eso que los exalumnos tienen en común algo más que haber salido del mismo sitio. Tienen aquello de haber iniciado un movimiento, haber empezado a caminar juntos hacia un nuevo destino desde ese particular punto de partida. Se sale de allí, es cierto, pero no se puede negar esa procedencia, se tiene algunas marcas de identidad que permiten reconocernos, algo especial y característico, un sello, la marca indeleble del Alma Mater, mala cosas es perderla de vista.

PROCOPIO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF