Crecimiento del uso de pesticidas en Chile

Fecha Publicación: 3/5/2016

La sociedad global tiene cambios con características diferentes a aquellos de las sociedades aisladas, en estas últimas los cambios son hechos a medida de los colectivos locales, con sus propias y particulares idiosincrasias y velocidades, siguen siendo propias de ese particular entorno. Los cambios globales, en contraste, son iguales para muchas personas, de miles de millones, sin tener para nada en cuenta las ideas de sectores regionales y con la velocidades que haga falta, igual de rápidas, por lo general, para las culturas de la prisa y para aquellas de la modorra.

Uno de esos cambios es la tendencia a volver a las cosas elementales de la vida, sobre todo en alimentación, descrita como saludable, a diferencia de aquella manipulada y tratada con un complejo de elementos químicos de difícil pronóstico para la salud del consumidor. Cada vez más amplios sectores del mercado están limitando el empleo de todo tipo de substancias de este tipo, utilizadas para cambiar la naturaleza de los alimentos, con el fin de modificar el sabor, la duración, el aspecto, entre otros propósitos, algunos de difícil explicación.

Chile no escapa a esa realidad, sobre todo si como parte de sus rutas al desarrollo está aquella de transformarse en una potencia agro alimentaria, por tanto, es preocupante que en algunos aspectos esté marchando en sentido opuesto a una tendencia que se ha expresado claramente y que se ha venido transformando en prerrequisito, la eliminación de químicos en los alimentos, en la medida de lo máximo posible.

El aspecto fundamental de este asunto, es que si bien se hacen estudios para comprobar que no existan efectos significativos sobre la salud humana, hay que considerar la existencia de cientos de compuestos pesticidas, por lo cual, resulta simplemente imposible pronosticar posibles efectos indeseables. 

El último valor publicado por el SAG para el año 2011 es de 45.768.037 kg o lt de productos o formulaciones pesticidas vendidas. No es mucho lo que se puede deducir de este valor, puesto que cada formulación contiene una concentración diferente y particular del o los ingredientes activos que lo componen, lo que está claro es que en muchos países como Alemania o Inglaterra, se reparte miles de folletos al año a la salida de los supermercados para alertar sobre el posible exceso de residuos de pesticidas en las distintas frutas. 

El mercado es altamente competitivo, se requiere sobre este delicado asunto un permanente control y una igual de permanente capacitación, difícilmente se puede olvidar el incidente de la uva mañosamente envenenada en el mercado de EE.UU, hace ya varios años y el enorme impacto que tuvo, justamente por la alerta global sobre los riesgos, aunque sean manifiestamente exagerados, sobre la salud de las personas o el equilibrio del ambiente.

En esta materia se necesita mucha información actualizada, productos de calidad, que cumplan con todos los altos estándares de los mercados más exigentes, para la protección y preservación de frutas, por ejemplo, durante su traslado a los centros de distribución . Para la Región esta materia es de alta prioridad; primero, por tener territorios aptos para fruta de alta calidad y por infraestructura creciente en este rubro. Afortunadamente, se dispone de las competencias, lo que podría faltar, por repetida ocurrencia, es la falta de voluntades.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF