Necesario énfasis en la formación de profesores

Fecha Publicación: 29/4/2016

Completamente inmersos en las discusiones sobre la reforma de la educación, sin tener todavía una idea clara sobre el aspecto de esa iniciativa cuando llegue al Congreso y que será de ella cuando salga de allí, los argumentos que señalan la importancia de hacer algo al respecto no hacen otra cosa que acumularse.

Por una parte, los resultados de la última prueba Simce, tan desagradables que se está optando, incomprensiblemente, por romper el termómetro y buscar otro instrumento que dé mejores noticias, muestran que a pesar de los impulsos que han tratado de imprimirse, los avances son marginales. Se ha calculado que los estudiantes de colegios vulnerables demorarían cuarenta años en alcanzar a sus pares que asisten a colegios de estrato socioeconómico alto, efectivamente han logrado subir un punto por año, si el 2005 la brecha socioeconómica era de 77 puntos, hoy es de 66, casi diez años más tarde.

Sin intentar la simplificación de un problema que se establece por un polinomio de circunstancias, es igualmente válido señalar que algunos de los factores participantes del polinomio tienen un peso específico de mayor magnitud, entre estos, casi indudablemente, el profesor.

En los resultados de esta última prueba, se hace otra vez evidente que los resultados en matemática no han tenido prácticamente progreso, un resultado que se puede asociar a otra variable, los estudios internacionales ubican a los profesores de matemática chilenos, centre los más bajos en el ranking en términos de conocimiento de matemática y de enseñanza de la matemática, a pesar del tiempo que pueden dedicar a ese objetivo, se describe la situación como largas horas de trabajo con estudiantes que no comprenden lo que el profesor les dice.

La situación descrita ya había sido detectada en la Prueba Inicia 2010, que se aplicó a estudiantes egresados de pedagogía que participaron en forma voluntaria, una muestra bastante representativa con 43 de las 59 instituciones invitadas a rendir este test, el cual fue respondido 2.111 egresados, fueron los egresados de Pedagogía con mención en Matemática son los que obtuvieron los peores resultados, alcanzando apenas un 42% de logro en sus respuestas.

No es una situación de poco significado, sería de menor valor si la prueba en cuestión fuera de complejidad extrema, con la intencionalidad de verificar altas competencias, pero se trata en realidad de conocimientos generales para educación básica, que son los que deberían manejar los profesores que imparten clases de 1º a 4º Básico.

Los maestros están muy conscientes que faltan elementos en su desempeño profesional, el progreso no espera a nadie y las generaciones jóvenes suelen estar conectadas a los avances en tiempo real, difícilmente los mensajes de rutina de los profesores, algunos con lenguaje obsoleto, van a conseguir captar la atención en niños actuales, con pensamiento estroboscópico, de corto margen de concentración. Es por eso que una mayoría de los profesores, según Educar Chile, sobre el 86% de ellos, considera que necesita mayor preparación.

Ese es el foco de las urgencias que se ha extraviado en medio de la selva de las incertidumbres de la gratuidad y la desmunicipalización, que al final es el recurso humano el que más importa, y la formación de ese recurso está, por el momento, esperando que se despejen las nubes de los cambios, sujetos a interminable polémica, y se pueda poner manos a la obra.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF