Manual de bolsillo para desarmar constituciones

Fecha Publicación: 31/8/2015

 Para más de alguno puede parecer excesivo, para otros consecuente, aún para terceros una falta de tacto, esto último referido al necesario para auscultar los sentimientos de las grandes mayorías, cada vez menos silenciosas del país, que han dado a entender, inconfundiblemente, que están al borde de la saturación con tanto proyecto dando vueltas, con progresos y reacomodos, de tal manera que es un desafío considerable darse por enterado del estado de la situación. Lo excesivo es sumar aún otro asunto, eligiendo una fecha simbólicamente patriota, en este tricolor mes de septiembre.

Lo consecuente es que el ejecutivo procederá a dar la partida a la tercera gran reforma estructural prometida en la campaña: una nueva Constitución, proceso que comenzaría luego del 18 de septiembre, por un periodo a definir. Con sabiduría, se ha suavizado este complejo asunto con un tranquilizador anuncio de proceso constituyente, aunque pierde mucho de esa intención de bajo perfil cuando es acompañado de un amplio espectro de dudas en el cómo y cuándo se llevará a cabo.

Es por lo general recomendable, cuando se plantea un cambio, no importa su magnitud, tener una adecuada información de la situación que se pretende cambiar, en este caso el cambio de la Constitución, como se descrito repetidamente, con amplia participación ciudadana, sin realmente saber a ciencia cierta cuánto sabe la ciudadanía sobre el particular.

No sería malo empezar por allí, al habernos enterado que sobre educación cívica hay bastantes que parecen tener insuficiente información, bastaría con salir a preguntar.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF