Los indicadores económicos obligan a un gasto responsable

Fecha Publicación: 17/4/2016

Para un visitante avisado, que antes de venir se ha informado de la situación en nuestra región, con los anuncios de crisis en el sector pesquero y los graves efectos asociados a la delincuencia en el sector forestal, más otros datos adicionales por confirmar, como la tasa relativamente alta de cesantía, al compararla con el promedio nacional, o las comparaciones que ponen de relieve las diferencias negativas apreciables en los niveles de renta entre Concepción y la capital, puede resultar asombroso las pocas muestras visibles de tan desfavorable escenario.

Por el contrario, se pueden observar las calles repletas de vehículos de reciente factura, locales comerciales muy ocupados, malls con público cautivo, restaurantes llenos y sitios de esparcimiento juvenil a tope. La conclusión es difícil de comprender, se está o no en situación financiera preocupante, o hay más bien una actitud irresponsable de las personas que se sienten ajenas a las frecuentes indicaciones de obstáculos en el futuro económico.

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional ha hecho una predicción fundada sobre el estado de Sudamérica. Estima que la región se contraerá 2% este año, en lugar del 0,3% estimado a fines del año pasado. Si hay algún consuelo al compararse con otras realidades, se considera que cuatro países sudamericanos tendrán un desempeño negativo y los que crezcan, lo harán moderadamente, grupo donde se ubica a Chile.

Según esta misma fuente, se calcula que el país crecerá 1,5% el presente año, tras una expansión de 2,1% en 2015. "La prolongada caída del precio del cobre y condiciones financieras más ajustadas están pesando en el panorama para Chile", explicó el Fondo. La recuperación también muestra indicadores de lentitud, rebajando la estimación a 2,1%, desde el 2,9% para el año próximo.

Se muestra como referente la nación con peor desempeño de la región, Venezuela, sumida "en una profunda recesión", con una contracción económica de 8% este año, en lugar del 6% que se esperaba en octubre, una situación, según este mismo informe, que se prolongará hasta 2019. Le sigue Ecuador, que se contraerá 4,5% este año, en lugar de crecer 0,1%, la revisión más drástica que aplicó el FMI en el informe, organismo que anticipa, tras un crecimiento nulo en 2015, que ese país continúe en recesión hasta 2018.

Brasil se contraería 3,8% este año, en lugar del 3,5% que se esperaba en la edición anterior, la misma cifra que se registró en 2015. "Las incertidumbres domésticas siguen restringiendo la capacidad del Gobierno para formular y ejecutar políticas", advirtió el FMI, reconociendo que la recesión fue "más profunda de lo esperado", mientras en Argentina, con medidas en marcha, espera corrección de desequilibrios macroeconómicos y mejoría de las perspectivas de crecimiento en el medio plazo.

En Chile no es posible visualizar mejoramientos a corto plazo, por factores intrínsecos y por su escenario de entorno. Lo que sí debe enfatizarse es la necesidad de la austeridad y ahorro, particularmente de los fondos públicos, para amortiguar el efecto de las eventuales dificultades si las profecías se cumplen. Un equilibrio razonable entre el optimismo y la duda, por último, si no es tan grave, mejor sería.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF