Reestructuración del sistema de salud pública

Fecha Publicación: 13/4/2016

Antes de cualquier consideración, es preciso reconocer que este problema excede con mucho la capacidad de un gobierno para que sea resuelto, el mejoramiento de la red asistencial en Chile, la salud pública es una estructura de enorme magnitud y las circunstancias que le afligen múltiples y complejas.

Aun así, está claro que a pesar de las promesas en esa dirección el avance no se percibe con claridad y los actores de la salud tienen al respecto mucho que decir. En concreto y los últimos desarrollos, los profesionales de este ámbito, médicos, químicos farmacéuticos, bioquímicos y dentistas han estado entre cartas, declaraciones y movilizaciones, desde hace varias semanas, lo último fue, como ya es casi tradicional, una marcha, esta vez desde el Colegio Médico hasta el Ministerio de Salud, donde entregaron otra misiva a la ministra Carmen Castillo con las demandas en torno al mejoramiento de la red asistencial pública.

En pleno desarrollo de esta reclamación la Presidenta Michelle Bachelet se refirió a la situación de la salud y enfatizó en que el Gobierno está invirtiendo fuertemente en infraestructura, aun reconociendo que falta mucho, reitera el interés del Gobierno mejorar la salud pública, para que ésta "pueda tener la calidad, la dignidad que todos se merecen en su atención", señalando que si bien es cierto que se requieren más médicos, de igual manera es necesario generar infraestructura adecuada para responder a las necesidades.

Sin embargo, los profesionales no están satisfechos, el presidente del Colegio Médico, Enrique Paris, señala que en lo que lleva actuando el presente gobierno no se aprecian cambios, insistiendo en llevar adelante un pacto social por la reforma de la salud pública en Chile.

Los problemas son casi los mismos, desde hace varios gobiernos, sería profundamente injusto decir que no se ha hecho nada, porque la verdad es que se ha hecho mucho, incluyendo el aporte de considerables recursos públicos, sin que la dinámica de las dificultades se aparte de una rutina de insatisfacciones.

Para los reclamantes sería necesario que el Estado de Chile dé una señal de que la salud es una prioridad, aumentando el porcentaje del producto interno bruto destinado a salud, terminando con la construcción de hospitales, procediendo al contrato de especialistas por largo tiempo faltantes, sin olvidar la gravitante, persistente y acumulada deuda hospitalaria.

Desde regiones se expresa igualmente preocupación, incluyendo el aparente intento de aplicar, por parte del Minsal, el principio de divide et impera, al llegar a un acuerdo con los médicos, dejando a los otros colegios del área afuera, una situación que fue bloqueada en su oportunidad y detenida en el Parlamento.

Ya es oportuno reflexionar si los remedios que se han aplicado sirven para algo, o si es cierta la frase de Einstein, en el sentido que es de muy poca cordura hacer lo mismo y esperar resultados diferentes. Los colegios tienen en parte razón, pero apuntan solo a hacer un poco mejor la misma cosa, cuando en realidad lo que es necesario hacer es lo que sugiere el título de las protestas, una profunda reestructuración de los sistemas de salud.

No solo la infraestructura, no solo la contratación de profesionales, sino una revisión de la funcionalidad y el correcto uso de los recursos humanos y materiales, una completa y actualizada reingeniería.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF