Un aporte sistemático a la cultura más allá de los esloganes

Fecha Publicación: 8/4/2016

La comunidad penquista y regional puede darse por enterada de la planificación existente para las actividades que la Dirección de Extensión de la Universidad de Concepción para este primer semestre. En un encuentro con los medios se presentó la panoplia de eventos para este periodo, a cual más atractivo, con la observación probada de la potente convocatoria que estas iniciativas han tenido en la ciudadanía.

La Directora, María Soledad González, acompañada de la gerente de la Corporación Cultural de la Universidad, Lilian Quezada, y el director del Sello Editorial UdeC, Edson Faúndez, dieron a conocer las actividades por venir, que incluyen conciertos para toda la comunidad, exposiciones, cafés científicos, lanzamientos editoriales y exhibición de obras audiovisuales. Para la Universidad de Concepción el contacto con la comunidad penquista y regional ha sido una constante, de hecho, desde su nacimiento recibió, no sólo el apoyo moral sino monetario, desde los pueblos más pequeños a las empresas más importantes. Mirado desde esa óptica, la vinculación de esta casa de altos estudios con el entorno ciudadano y regional es una consecuencia natural, que se evidencia al hacer un enunciado somero del programa.

Se materializa un especial apoyo a los creadores locales en distintas áreas, destacando entre otras iniciativas, las exhibiciones de los ganadores de la convocatoria de la Pinacoteca para artistas de la zona, espacios para las muestras de la Fundación Artesanos de Chile, del Museo de Artes Visuales y de los egresados de la Escuela de Arte UdeC, entre otros. En paralelo, se realizará la segunda versión de los ciclos MiraDoc -documentales chilenos- y Cine Italiano y una nueva temporada de los Cafés Científicos y la presentación de libros de interés general.

Simbólicamente, el amplio Arco de la Universidad tiene un gesto receptivo y acogedor, invita a entrar y hacerse parte, del paisaje y la presencia de las estructuras académicas, tanto como los puntos de encuentro. 

Sin embargo, hay un desafío pendiente, el aporte de la comunidad, que no ha sido suficiente para mantener o acrecentar toda esta abundante actividad artística sin el apoyo considerable y permanente de la Universidad. Un intento anterior, en la forma de una fundación cultural, no dio resultado, posiblemente por limitaciones en la economía regional, sin embargo, los fondos estatales para la Región, una posibilidad evidente, no aportan la proporción adecuada, como muchas otras cosas, los pesos están en el centro y los centavos para los demás.

El ejercicio del financiamiento, insatisfactorio para las instancias ya descritas, se pondrá seguramente a prueba, y harto más duramente, con la eventual apertura del Teatro Regional, uno de los desafíos más exigentes en este ámbito, tanto la comunidad como sus representantes en el Parlamento tendrán que hacer un esfuerzo para evitar la caricatura del elefante blanco.

Las lecciones que se pueden observar en lo relativo al desempeño de las entidades universitarias aludidas dan una idea de las complejidades y del tipo de compromiso que se requiere para llevar adelante con éxito la cultura y el arte, y ponerlos al alcance de toda la comunidad, sin distinción, salvo su deseo de participar. La Región se merece un gran paso adelante en este ámbito, tiene el potencial, hace falta un poco más de convencimiento y sostenido compromiso.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF