Oportunidades y resguardos en generación energética en el Bío Bío

Fecha Publicación: 25/3/2016

El tema de la energía es consustancial a la región del Bío Bío, su capacidad productora de este recurso es innegable, por tanto todo lo que se refiera a esta materia es inmediatamente relevante, es muy posible que ocupados en problemas de la contingencia, se pierda el hilo conductor, o la continuidad de la gestión para asignar a las autoridades y expertos locales una voz más decisoria en la elaboración de políticas relativas a temas energéticos.

No es comprensible que dada la importancia regional a este respecto, se tenga que esperar por las decisiones venidas desde el centro, sin el debido e indispensable diálogo con los más conocedores de la realidad territorial, sin considerarla con la seriedad que se debiera, la evidencia propia de la investigación efectuada por científicos y académicos regionales de altas calificaciones.

Al finalizar el 4° Congreso Bío Bío Energía 2015, en octubre del año recién pasado, las conclusiones tenían una claridad meridiana en cuanto a la realidad actual, local y globalmente, a las perspectivas del problema energético y a las futuras demandas, al mismo tiempo que una ajustada descripción de las oportunidades para la generación de energía.

Los nubarrones usuales en el mundo de la administración pública y los ruidos constantes en la generación de reformas, han ocultado o interrumpido el debate público, bien puede ser que en las cúpulas técnicas las iniciativas sigan su curso, pero si no están siendo simultáneamente transparentadas, se puede producir un rechazo propio de lo que se no ha sido socializado suficientemente, la clásica rutina de las explicaciones tardías e insuficientes.

El tema no puede ser abandonado, es un hecho concreto e inminente que las ciudades más sustentables van a requerir un mayor uso de energía eléctrica, en el transporte público, por ejemplo, así como teleféricos y ferrocarriles, incluyendo vehículos particulares. Para esa demanda creciente, se requiere el empleo de las más diversas fuentes de energía, además de las tradicionales, con potenciales nacionales de Gigawatts (GW); solar, 20 GW al 2050, al igual que la eólica y geotérmica.

A pesar de los potenciales de producción, no ha habido una correlación con la baja de precios, los que han subido por la creciente dificultad de desarrollar nuevos proyectos, los cuales deben ganar terreno críticamente, al estar claramente asociado el uso de la energía con el desarrollo, en países como Noruega, el consumo de kWh por habitante es de aproximadamente 4.000, en comparación con los 2.071, de los países de Centroamérica y el Caribe. Como referencia, los países miembros de OCDE, tienen un consumo de 8.081 KwH por habitante y EE.UU, 14.000, mientras los chilenos utilizamos un promedio de 3.810.comprensible, ya que un requisito para avanzar en este terreno son los altos estándares de sustentabilidad, el respeto al medio ambiente y la creación de valor con las comunidades en las cuales se emplazan.

El indispensable avance de los proyectos energéticos requiere de transparencia y justicia, con todas las cartas sobre la mesa, en ausencia de letra chica.
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF