Asunto de mala crianza

Fecha Publicación: 23/3/2016

La tradición, el paquete de bienes culturales que se transmite de generación en generación en una familia o comunidad, es un valorado conjunto de costumbres y comportamientos. Por lo mismo, se trata que sean aprendidas por las nuevas generaciones, como parte indispensable del legado cultural.

Aunque haya campañas de vehemente intensidad para extirparlas, algunas tradiciones insisten en persistir. Por ejemplo, si se pregunta, tanto a profesores como a los padres, a cualquiera vinculado al mundo de la enseñanza, porqué a algunos alumnos les va mejor que a los otros, además de la lista de factores del profesor, del entorno, del factor socioeconómico y otros, nadie deja de mencionar el respeto mutuo, el orden, la disciplina. 

Es decir, con inaudita tranquilidad se alude a valores propios del siglo pasado y, para muchos, felizmente superados.

Principios que se supone han dejado de tener relevancia, como la existencia de normas restrictivas, estrictos y abusivos marcos de comportamiento a los cuales, imagínese una cosa así, había que obedecer, olvidando años de lucha estudiantil para establecer políticas de autodisciplina y con el beneplácito de las autoridades de muchos colegios, impedir que los profesores se permitieran arbitrariedades, como hacer callar a los estudiantes durante las clases, interrumpiendo el libre flujo de las ideas, con el ridículo argumento de revisar algunos contenidos que aparecen, sin justificación suficiente, en el plan de estudios.

Sin embargo, voces disonantes, con timidez todavía, sugieren que a lo mejor, a pesar de las reivindicaciones, habría que entrar a ordenar.

PROCOPIO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF