El Spike nuestro de cada calle

Fecha Publicación: 22/3/2016

Es uno de los factores relevantes a la hora de citar las evidencias de la idiosincrasia nacional: país perrero. La misma población que olvida pronto el maltrato de personas, el mal vivir de abandonados de la fortuna, reacciona masiva y furiosamente ante cualquier situación que haga sufrir a los perros; un automovilista que llevaba un perro colgando por la ventanilla de su automóvil, un médico que maltrata a un perro en el ascensor, el que permitió la desnutrición de unos cachorros, mejor hubiera sido que se ataran al cuello una rueda de molino, o al menos consideraran cambiarse de localidad, o vivir lejos del aprobio, en el exilio.

Por eso no es de extrañar, la conmoción de los chilenos al saber del fallecimiento de uno de los perritos más queridos de Chile, Spike, del comercial de un gas doméstico, falleció a los 14 años de edad, aparentemente de paro cardíaco, en su casa de Puente Alto. Su esforzado corazón de perro, "falló de la misma forma que el de un humano de edad avanzada", declaró Hernán Rojas, médico veterinario de la Universidad de Chile.

Puede ser que la historia de Spike acuda a los sentimientos solidarios más queridos por nuestros connacionales, ya que fue recogido de la calle por el sargento segundo de Carabineros José Montanares, quien lo adiestró y lo llevó a concursar a diferentes programas de televisión, hasta que posteriormente fuera elegido como protagonista de los comerciales de la empresa de gas, una historia de superación y esfuerzo.

Ojalá la pena de muchos sirva para motivar el cuidado de tanto animal anónimo, que anda por allí, desprotegido y sin culpa, en busca de un rincón desde donde devolver cariño, a su modesta e inocente manera de agradecer.


 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF