Las mejores ciudades para hacer negocios en América Latina

Fecha Publicación: 17/3/2016

Para los no iniciados en la taumaturgia de la economía, una suerte de casi irreverente síntesis podría ser tener cosas ventajosas que vender, es decir, lo que otros quieren y estarían dispuestos a pagar por ello, eso por una parte, la otra es usar sabiamente los beneficios, cuidar el negocio, en sus innumerables aspectos.

Tener lugares buenos para hacer negocios es una de esas variables significativas, por no decir fundamentales, sitios y espacios que permitan realizar transacciones de modo seguro y eficiente, por no mencionar agradable y acogedoramente.

En esa dirección apunta la medición elaborada por América Economía Intelligence con el Icur (Índice de Competitividad Urbana), una herramienta compleja que permite ordenar a las ciudades estudiadas de mayor a menor capacidad potencial de negocios , es decir, con la capacidad de crear permanentemente condiciones óptimas, no sólo para atraer inversiones del exterior, sino también, para movilizar recursos que se encuentran al interior de una economía nacional.

Requiere igualmente de la gestión para obtener fondos públicos, para atraer mano de obra calificada, con universidades y centros de investigación de prestigio y excelencia, para atraer mayores y mejores flujos de turismo, en la medida de lo posible, turismo de alta gama y, finalmente, para organizar eventos de jerarquía internacional.

Al emplear esos criterios, se puede hacer un listado de ciudades, en orden decreciente, así ocurre en el Ránking 2016 de Las Mejores Ciudades para Hacer Negocios de América Latina. El comentario introductorio de los expertos advierte que en medio de un clima económico, financiero y político volátil, para muchas ciudades de América Latina marcar el paso y no retroceder parece ser una noticia suficientemente buena.

La noticia positiva para la ciudad de Concepción es que en este ránking ocupa el lugar 13, entre 52 grandes ciudades de Latinoamérica, aunque está por debajo del segundo lugar de Santiago y el lugar 10 de Viña del Mar-Valparaíso. Miami ocupa el primer lugar y Caracas el último, los puntajes más altos, expresados en porcentaje, corresponden a Marco Social y Político (98.5), Sustentabilidad Ambiental (92) y Marco y Dinamismo Económico (76.6). Esos mismos parámetros corresponden a 100, 89.5 y 100 de la ciudad de Santiago.

Hay, por supuesto, varios otros indicadores, algunos difíciles de modificar en el corto plazo, como producto interno bruto, pero también los hay propios de las políticas urbanas. Así, por ejemplo, la ciudad de Medellín, que sube cuatro escalones, al puesto número once, debido principalmente a la dimensión sustentabilidad medioambiental, en la que crece siete puntos. En la práctica, ello se relaciona con la inauguración del tranvía, con un total de nueve estaciones de transporte eléctrico gestionadas por la municipalidad.

Los rankings, como las encuestas, pueden ser interpretados de las más caprichosas maneras, dependiendo de la ubicación en la lista, desde creíble a desechable, pero si se presta atención, hay factores que claramente tienen que ver con la capacidad de la urbe para transformarse en un espacio para hacer negocios, una de las maneras más efectivas de hacerse parte del acontecer global.

La ciudad tiene mucho andado en la dirección correcta, mucho capital humano, sólo que en algunos casos hace falta mayor impulso, o mejor convicción.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF