El inicio de una nueva era para el Magisterio

Fecha Publicación: 12/3/2016

Estaba presente, seguramente, la memoria reciente del prolongado paro del gremio de profesores justamente con motivo del texto de la ley relativa a Carrera Docente. Hubo, por lo mismo, una enorme satisfacción en los parlamentarios, el Gobierno y los dirigentes del Magisterio al quedar ésta lista para su promulgación. Se crea así el Sistema de Desarrollo Profesional Docente, cerrando de esta manera la saga de idas y venidas, con alto costo, sobre todo para los estudiantes que resultaron como daños colaterales, durante 10 meses de tramitación y un paro docente de 57 días.

El último escollo fue la indicación del senador Ignacio Walker, en orden a permitir que instituciones con fines de lucro pudieran perfeccionar y capacitar a profesores, la cual fue finalmente rechazada por el Senado , restituyéndose el acuerdo aprobado por los diputados y que respetaba lo establecido en la mesa de trabajo con el Mineduc y los profesores. 

Si bien es cierto, uno de los principales reparos que realizaba el Magisterio apuntaba a los bajos sueldos que se contemplaban para los primeros tramos de la Carrera Docente, en el fondo había otra serie de asuntos espinosos que resultaban críticos a la hora de redactar una ley que respondiera al objetivo último de la Reforma Educacional, el aseguramiento de la calidad, que no está necesariamente asociada, únicamente, a las rentas del profesorado.

En lo relativo a este último aspecto, el Ejecutivo decidió aumentar los salarios para los primeros niveles de ejercicio docente, de esta manera, a título de ejemplo, un profesor que inicia su carrera profesional y que ahora recibiría un sueldo de $ 500 mil promedio, con la nueva ley lo hará con $ 800 mil por 37 horas de trabajo a la semana.

Desde Fundación Educación 2020 indicaron que, en términos generales, es un buen proyecto, ya que "abarca todas las dimensiones necesarias para mejorar el trabajo de un profesor, desde la formación inicial hasta la generación de la Carrera Docente con los tramos", indicó Loreto Jara, profesora e investigadora del área de política educativa de la organización. Por su parte, el presidente del Magisterio, Jaime Gajardo, destacó que "el proyecto es un avance significativo, aunque no es todo lo que deseaba. Es una plataforma para seguir luchando por más mejoras en el futuro".

Ambas declaraciones son un tanto elusivas, ya que de algún modo hábilmente evitan describir con cristalina sinceridad las obligaciones morales que se contraen en esta ley, que si bien es cierto va al rescate de la dignidad del profesorado, exige un esfuerzo mayor y consistente para la superación de las competencias de estos profesionales, que incluye decididamente todo el proceso, desde las entidades formadoras, la selección de alumnos y el seguimiento de la formación, que obliga igualmente al profesorado a someterse a procesos objetivos de evaluación.

El ingreso al sistema de desarrollo profesional y de avance de un tramo al siguiente se realiza mediante un proceso de certificación, el cual utiliza dos instrumentos, una prueba que evalúa los conocimientos disciplinarios y un portafolio enriquecido que registra evidencias sobre sus competencias pedagógicas.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF