Precariedad del transporte público

Fecha Publicación: 26/8/2015

Es evidente que el transporte público del Gran Concepción se encuentra en deuda desde hace lustros con los habitantes y usuarios de este mal llamado sistema. Su condición de precariedad, es decir, la insuficiencia de medios con los que cuenta para ser eficiente y operativo, están a la vista. Al margen del estado material de los paraderos, muchos de ellos en mal estado de conservación, rayados o carentes de mantención, y al margen del esfuerzo no tan lejano por construir bahías, dar uniformidad a los buses y explicitar los recorridos, es claro que los avances son escasos. Poco importa si hay ideas, proyectos o licitaciones en curso, hoy en día viajar a un punto desconocido de una comuna no es tarea fácil.

Si bien es cierto, a principios de la década de 2000 se licitaron una serie de recorridos en las comunas de Concepción, Chiguayante, Hualqui, Talcahuano, Hualpén, San Pedro de la Paz, Penco y Tomé, la Pencópolis está lejos de estar a la altura de una intercomuna con vocación de ser la segunda en importancia en Chile. 

Todo aquello que es básico para ubicarse y desplazarse en un territorio no está: planos en cada uno de los paraderos, señalética que indique claramente qué buses se detienen en cada paradero o cuál es la frecuencia, si quiera aproximada, de los recorridos o los horarios extremos de cada flota.

En la era digital y de la integración de medios de transporte es inconcebible que no contemos con un sistema de tarificación único o proporcional a la distancia, sino con una forma de tarificación y de pago, no modernos, sino como nos merecemos: de vanguardia y ajustado a la realidad local.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF