A la busca de la oportunidad

Fecha Publicación: 6/3/2016

La ocasión hace al ladrón, es un refrán que ha tenido la más amplia verificación experimental, una hipótesis que tiene grandes posibilidades de transformarse en teoría y de ahí en ley, que es como la carrera honorífica de las ideas puestas a prueba.

La ocasión, esa que pintan calva, para señalar lo difícil que es para muchos saber cogerla a tiempo, sobre todo cuando se presenta súbitamente y por tiempos brevísimos. En general, nadie se la quiere perder, como los días de grandes rebajas. Será necesario estar muy atento a las oportunidades, calvas o no, en tiempos de incertidumbre y de prudencia.

Sin embargo, hay de pronto situaciones que se prolongan en el tiempo y que están llenas de posibilidades para el que sabe encontrarlas, sin prisa, pero sin pausa, perseverantemente. Hay muchos ejemplos de esta condición y si lo pensamos un rato, puede que estemos precisamente pasando por una de esas épocas llenas de posibilidades listas para ser descubiertas, por algún individuo despierto y atento, o con más necesidades que los demás, también puede ser, como el comentario castizo: más listo que el hambre.

Son tiempos antirrutinarios, lo mismo resulta del mismo modo y se necesita de resultados diferentes, hay que buscar otras maneras de hacer las cosas, cambiar el uso de un rincón del jardín, algo. Reformular el presupuesto familiar, cambiar confortablemente las expectativas insostenibles.

Se espera la manifestación del tan aclamado ingenio nacional, la generación de nuevas ideas para hacer la vida más fácil, la economía más robusta y la felicidad más cercana.
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF