Precauciones con la Reforma Laboral

Fecha Publicación: 26/8/2015

"Al que da y quita, le sale una jorobita" es un viejo refrán que fustiga a quien da o regala algo y luego se arrepiente y lo toma de vuelta. Recuerda lo peligroso que es empezar a regalar sin tener seguridad que el regalo alcance para todos, o que no sea exactamente lo que se esperaba. No hace falta someter a prueba la veracidad de la advertencia, porque de sus efectos ya se ha tenido debida evidencia y si faltara, es solo sentarse a esperar.

Los cambios, que se adivinan más que se conocen, relativos a la Reforma Tributaria, según se ha dicho, tienen como único objetivo disminuir la complejidad, que se corrige con algunas de circulares, aunque algunos insistan que además de la complejidad hay otros detalles no tan insignificantes que bien vale la pena discutir. 

La Reforma Laboral está en riesgo de igual destino, hay que tener mucho cuidado, porque una vez que se apruebe será muy difícil de revertir sin daño.

El economista Bernardo Fontaine, quien tuvo mucho que ver en la reformas de la primera, declara a propósito del tema más candente en este paquete; la huelga y sus resguardos: "Los servicios mínimos no sirven, definirlos generaría una judicialización enorme que sería impracticable", "El ministro Valdés debe cuidar que la Reforma Laboral no sea un traje a la medida para la CUT, ni un traje a la medida para los empresarios".

Hay acuerdo de legislar, es de esperar que se haga con sabiduría y no con lealtades de partido en base a consignas, ya que sus efectos, no todos evaluados, sobrepasan por lejos la vigencia de quienes están a cargo de hacer la ley.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF