La indispensable iniciativa ferroviaria en un país como Chile

Fecha Publicación: 1/3/2016

Solo un poco de introspección se requiere para descubrir que en la lista de actitudes insatisfactorias del común de los connacionales está la falta de constancia, la capacidad de perseverar, diferente al rápido entusiasmo y el pronto olvido.

La constancia es efectivamente una virtud que conduce a adquirir herramientas para alcanzar las metas propuestas tomando en cuenta las dificultades, de carácter externas o internas, y también la natural pérdida motivación con el paso del tiempo. Requiere de fuerza de voluntad sólida y esfuerzo continuo hasta la consecución del objetivo propuesto.

La falta de constancia podría ser perdonable en un ciudadano común, que experimenta diarias dificultades para cumplir con sus compromisos y que tiene por lo común que preocuparse de otros, de los cuales es responsable y de sí mismo, en una vida que no da facilidades a nadie.

No ocurre lo mismo si se trata de autoridades políticas que han sido elegidas para resolver problemas, que se les remunera generosamente y se les otorga incentivos de todo tipo, para facilitar el cumplimiento de sus funciones y recompensar sus esfuerzos.

Estas reflexiones son necesarias para referirse a un situación lamentablemente tradicional, la comunicación de una valiosa iniciativa seguida de un largo período de silencio, imperceptible ante el acumulo de nuevos acontecimientos. La clásica iniciativa distraída y olvidada por hechos emergentes, como la comunicación, el año pasado del resultado de una importante reunión de la así llamada bancada ferroviaria de la Cámara de Diputados. 

La información estaba en perfecta sintonía con uno de los muchos postergados sueños regionales, de esos que de tan antiguos parecen mitos urbanos; concretar el proyecto del tren al sur, hasta Puerto Montt. 

Los proponentes eran lo suficientemente representativos. El presidente de la bandada aludida, el Ministro de Transportes, y el presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado. En consecuencia, no cabía duda alguna, en el sentido que esa declaración tenía detrás una voluntad de cumplimiento, no una mera tratativa, un disparo a la atmósfera. 

El razonamiento detrás de la iniciativa se autosoporta; "estamos convencidos que el ferrocarril tiene ventajas insuperables en comparación con otros medios terrestres, en reducción de tiempos de viaje, descongestión vial, menor accidentabilidad y menor contaminación ambiental", en términos del señor ministro.

En proyectos así hay precedentes importantes, los avances están el proyecto "Rancagua Express", que se espera esté concluido a fines del año 2016, el estudio y ejecución del ferrocarril entre Lomas Coloradas a Coronel, además de los estudios de proyectos ferroviarios que unirían Santiago- Valparaíso; Talca-Chillán-Concepción por la costa; y San Fernando-Parral, entre otros.

Los chilenos regresan de sus vacaciones, es un momento cercano a la memoria como para apreciar lo diferente que pudo haber sido todo con la alternativa de un tren de adecuado estándar, seguro, eficiente y rápido. Una indispensable herramienta del desarrollo, por sobre todo, de integración del territorio nacional, un mega proyecto para quienes tengan visión de Estado y la indispensable e infrecuente constancia.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF