Arquitectos premios nacionales y su aporte al patrimonio penquista

Fecha Publicación: 27/2/2016

Hace poco más de un mes, el arquitecto chileno Alejandro Aravena hizo noticia por ganar el prestigioso premio Prizker, galardón considerado como el "Nobel" de Arquitectura, concedido por una obra que da "oportunidades económicas para los menos privilegiados, mitiga los efectos de los desastres naturales, reduce el consumo de energía, y proporciona espacio público acogedor. Innovador e inspirador, muestra cómo la arquitectura en su mejor momento puede mejorar la vida de las personas".

Si bien Aravena es de Santiago, ha estado vinculado a nuestra región a través de proyectos de viviendas en Yungay. También hay arquitectos penquistas que hoy son reconocidos internacionalmente, como es el caso de Mauricio Pezo, autor de la Casa Poli de Coliumo, obra que ha recibido importantes distinciones en el extranjero.

Y aunque a algunos podría resultarles curioso, el Concepción metropolitano conserva un amplio abanico de edificios con impronta moderna y contemporánea, obra de arquitectos distinguidos con el Premio Nacional de Arquitectura, un galardón que, desde 1969, entrega el Colegio de Arquitectos de Chile.

Sin duda, son los arquitectos Emilio Duhart Harosteguy y Roberto Goycolea Infante -ex rector de la UBB- quienes recibieron el premio en 1988 y 1995, respectivamente, quienes poseen la mayor cantidad de obras construidas en la ciudad. En sociedad, esta dupla es autora de la Biblioteca Central de la UdeC, de los colegios Charles de Gaulle e Inmaculada Concepción y de los edificios Arauco y Lanalhue, todos ellos realizados durante el primer lustro de la década del ‘60. A estas construcciones, se debe agregar el Foro Abierto ubicado a los pies del Campanil, en la que Goycolea figura como arquitecto asociado en la ejecución.

En el casco histórico de la ciudad, construyeron edificios los arquitectos Jorge Aguirre Silva y Sergio Larraín García Moreno, el primero recibió el Premio Nacional de Arquitectura en 1985 y el segundo en 1972. Los usos o destinos de los edificios, así como también los momentos históricos con los que deben contextualizarse fueron completamente diferentes. De esta manera, Aguirre construyó la Caja de Crédito Popular -actualmente Banco BCI ubicado en Lincoyán esquina O’Higgins- fuertemente influenciada por las primeras ideas modernistas: volúmenes puros, ventana corrida, planta libre y flexible, cubierta plana.

Como numerosos edificios construidos tras el terremoto de 1939 -Estación de Trenes de 1941; Lotería de Concepción de 1942; German y Castellu de 1942; Colegio Sagrado Corazón de 1940- la Caja de Crédito no fue diseñado en altura, como lo fueron las dos obras de Sergio Larraín y diseñadas tras el terremoto de 1960: el edificio La Patria, ubicado en calle Colo-Colo y elaborado junto a I. Covarrubias y J. Swinburn en 1963 y el edificio de oficinas que alberga a la I. Municipalidad de Concepción, finalizado en 1967.

En 1966 y en la periferia de la ciudad -al menos en ese momento- el arquitecto Mario Recordón Burnier -Premio Nacional en 1987- finalizó el Estadio Regional. También en un otrora lugar periférico y producto de participar y ganar un concurso de proyectos en 1947, Mario Recordón fue autor en la Universidad de Concepción del Hogar de Estudiantes, actual edificio Virginio Gómez, obra que realizó en sociedad con el Premio Nacional de Arquitectura 1981, Edwin Weil Wolhke.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF