Defensa de los animales

Fecha Publicación: 22/2/2016

Todos, en algún momento, hemos visto la imagen de un carretón impulsado por un caballo. Descrito de ese modo es solo un relato, se puede asociar a molestias en el tráfico, un vehículo de lento caminar en medio de la impaciencia de los conductores.

Pero si se mira un poco más allá, el caballo en cuestión, salvo contadas excepciones, se trata de un animal escuálido, a mal traer, con magulladuras y una envergadura que no justifica la carga que suele llevar. 

Muchas veces se piensa que las personas que defienden a los animales, son sentimentales y carecen de fundamentos necesarios para justificar su amor por gatos y perros, y también por ir en ayuda de caballos abusados de edad avanzada y miseria fisiológica y que no piensan en el sufrimiento humano. 

Sin embargo, la defensa de los animales se basa en un principio de tolerancia y respeto hacia la vida en general, que no discrimina. El abuso de los animales es comparable al abuso de algunos grupos de poder sobre otros menos afortunados. 

En Chile en el año 1989 se establece en ley 18.859 que dice lo siguiente: "el que cometiere actos de crueldad con animales será castigado con la pena de presidio menor en el grado mínimo y a multas de 1 a 10 ingresos mínimos". La actual ley 20.380, obliga, proteger y respetar a los animales, con el fin de darles un trato adecuado y evitarles sufrimientos innecesarios.

Por eso, más allá que uno esté en su derecho que le gusten o no los animales, debe respetarlos siempre. Y tanto los animalistas en extremo como quienes no comparten sus juicios, deben ser tolerantes entre sí.


PROTUNO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF