Luces y sombras de una comuna que crece y se desarrolla

Fecha Publicación: 21/2/2016

El próximo lunes 29 se inicia el servicio de Biotrén hasta Coronel; hito que estrecha la integración de la ciudad al Gran Concepción. Esa señal de desarrollo coincide, apenas con días de diferencia, con la entrega de los resultados preliminares de la investigación liderada por el Ministerio de Salud sobre metales pesados en escolares de la localidad.

Parecen dos caras de una misma moneda, rostros opuestos de una urbe de contrastes. Sin embargo, más bien deben verse como oportunidades reales para mejorar la calidad de vida en una zona que ha pasado décadas rezagada y que ahora, ya sea por voluntad política o presión ciudadana, adquiere mayor relevancia para el Ejecutivo.

No cabe duda que la extensión del Biotrén responde a una postergada promesa presidencial de campaña; tal como el estudio que detectó concentraciones de elementos sobre la norma en 18 de 285 niños deriva del levantamiento de pescadores y algueras que recurrieron a la justicia contra la central Bocamina II, logrando paralizarla.

Sobre este último tema se deben tomar los antecedentes con mesura, sumar los faltantes y no apuntar con el dedo sin el debido rigor científico. No hay que olvidar que a las termoeléctricas se suman las plantas pesqueras, uno de los principales terminales marítimos, el más extenso parque industrial del sur de Chile y, además, la preexistencia de análisis en otros puntos de la Región que también han registrado elementos tóxicos en valores excedidos.

Dolores de crecimiento para un Coronel que intenta sumar a su tradicional imagen de urbe dormitorio y área fabril la de un floreciente centro de servicios. Con una trayectoria similar a la de Talcahuano, sus habitantes esperan vivir en un lugar que genere empleo y actividad económica, pero que también sea limpio, rico en áreas verdes, con acceso a una amplia oferta de bienes, servicios y, por cierto, entretenimiento.

En ese plan, sin dudas, ayuda la apertura del primer mall de la provincia al sur del río Bío Bío, que recientemente ha abierto cuatro salas de cine de última generación, como también la instalación de un strip center, la llegada de más cadenas de retail y supermercados, y por cierto, el mejoramiento de la conectividad vial y ferroviaria.

Con esto aumentan los espacios de recreación para un área cuya demografía sobrepasa con creces los 100 mil habitantes, llegando a casi 350 mil al considerar Lota y la provincia de Arauco y, por antonomasia, se incrementan las oportunidades para las localidades en torno a la mejorada Ruta 160.

En el futuro contemplaremos una conurbación densamente poblada en torno a esa vía troncal, de la cual la ciudad en cuestión será el nódulo principal. De allí la importancia de cimentar su crecimiento sobre bases sólidas, con mirada y presencia multisectorial y énfasis local.

El funcionamiento del Consejo para la Recuperación Ambiental y Social (Cras), con participación del sector público, ciudadanía y empresas de la zona, será clave para esta mejora. Por lo mismo, es de esperar que todas las entidades relevantes de la zona, como la corporación Coronel, cumplan un papel determinante en este rumbo.
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF