Comercio exterior y las Pymes regionales

Fecha Publicación: 25/8/2015

Para el civil de a pie, como se ha dado en denominar en otras latitudes al ciudadano medio, el que con el trabajo cotidiano no tiene tiempo para mayores elucubraciones, resulta inaparente que si hay algo que no puede estar inmóvil es el dinero, para ese factor no hay fines de semana, ni vacaciones ni estados de depresión económica, sencillamente está en perpetuo estado de migración, de un sitio a otro, una versión metálica de Heráclito, nada permanece idéntico a sí mismo, el río nunca es igual, pero se trata, sin embargo, del mismo dinero y de la misma agua, solo que en lugares diferentes.

Por eso mismo, ante otras novedades de mayor impacto inmediato, pudo haber pasado inadvertido el análisis del panorama del Comercio Internacional de Chile, realizado recientemente por el director general de la institución, Andrés Rebolledo, en la Universidad de Concepción, oportunidad en la cual, ante la presencia de autoridades regionales, se presentó la publicación "Informe Anual de Comercio Exterior 2014 -2015".

Se observa allí, las características y magnitudes del comercio exterior chileno, las cifras que se movilizan con los principales socios internacionales, el comercio exterior desde la perspectiva de las regiones, el aporte de las pymes a las exportaciones chilenas y lo que representa las pymes entre las empresas exportadoras. 

En 2014, el intercambio comercial de Chile totalizó US$147.834 millones. El 92,4% del comercio se materializó con mercados con los que se tienen acuerdos comerciales vigentes, los que han resultado ser instrumentos indispensables para el mejor acceso de los productos chilenos en los mercados internacionales y justamente, por eso los cinco principales socios comerciales del país dan cuenta del 70% del comercio total en 2014, y los primeros diez socios, cerca del 84% del total.

En su momento, fue motivo de intenso debate las obligaciones que asumía Chile al firmar esos convenios, que como todo acuerdo de esa naturaleza contiene factores favorables y otros que restringen y obligan. Para la opinión popular un buen convenio es aquel en el cual no se pierde nada, lo que es realmente imposible, cuesta comprender, por ejemplo, que al momento del acuerdo del mercado común europeo, algunas comunidades debieron cesar en la producción de bienes que había sido históricamente suyos, teniendo a la vista un bien mayor y superior.

Un aspecto muy relevante del informe es que aborda el impacto de los acuerdos comerciales en regiones, aunque la índole de ese mercado refleje la situación global del país, el año pasado las exportaciones chilenas provinieron principalmente desde la Región de Antofagasta y Metropolitana, siendo en ambas el cobre el principal producto exportado, el 75% para la primera y el 29% para la segunda. Las regiones de O’Higgins y Maule siguen en importancia según los montos exportados, con envíos de productos de los sectores silvoagropecuario y pesca e industrial.

Hay en este informe muchas lecciones que aprender, pero en particular para la Región y sus pequeñas y medianas empresas, en todos los rubros, a pesar que la pyme chilena genera el 36% de los empleos del país, su participación en el valor total exportado es de tan solo el 2% de los envíos al exterior. Hay allí un amplio espectro de oprotunidades, pero que demandan una estrategia tanto regional como nacional, para empoderarlas y hacerlas competitivas, para posibilitar asociaciones, indispensables ante el potencial volumen de la demanda.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF