Elemento vital cada vez más escaso

Fecha Publicación: 17/2/2016

La escasez de agua dulce es una de las mayores preocupaciones a nivel mundial, y ahora un estudio holandés vuelve a recordar este tema, demostrando que dos tercios del total de la población mundial correspondiente a cerca de 4 mil millones de personas tiene carencia del elemento vital.

El informe asegura que satisfacer la creciente demanda de la humanidad por el agua dulce y la protección de los ecosistemas será uno de los retos más difíciles e importantes del siglo XXI.

Pues bien, cabe entonces preguntarse qué se está haciendo a nivel local sobre esta temática, agravada por los efectos del cambio climático global.

Amplios sectores de la Región del Bío Bío ya deben abastecerse con camiones algibes para agua de consumo humano. De hecho, el año pasado sobre un 80% de las comunas debieron acudir a este sistema de abastecimiento.

Se hace necesario, entonces, realizar campañas intensivas que enseñen a las personas a cuidar este elemento.

Implementar sistemas de ahorro de agua en las empresas y grandes industrias, así como capacitar a sus empleados.

El Estado debe velar por la construcción de nuevos embalses, de manera de poder asegurar la existencia de este elemento en épocas secas. Es cuando aparece el antiguo proyecto del embalse Punilla, que aún espera por su concreción.

También resulta imperativo realizar evaluaciones que aseguren dentro de un territorio acotado, un correcto y equilibrado uso del agua entre los usuarios que representan distintos segmentos de la economía y sociedad.

El trabajo debe partir hoy, porque ante todo, hablamos de educar, y esto toma tiempo.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF