Ahorro energético como premisa

Fecha Publicación: 9/2/2016

El MW más barato es el que no se produce.

Esta máxima resume lo vital que resulta para cualquier país implementar acciones concretas en eficiencia energética.

Acá han entrado al debate aspectos como el cambio de huso horario, pero ya un estudio despejó que esto no influye demostrativamente en algún ahorro energético significante.

Sí, los recambios de ampolletas tienen un efecto real, pero esto va mucho más allá.

La experiencia internacional indica que el mejoramiento en la gestión del consumo energético no es sólo un complemento al avance que se pueda obtener en el ámbito de la generación, sino que efectivamente puede reducir la brecha entre oferta y demanda energética.

En Chile, 28 establecimientos consumen el 21% de la energía total, y el sector Industria y Minería consume un 39% de la energía y un 67% de la electricidad.

La experiencia internacional ha mostrado que la mejor forma de promover eficiencia energética en estos sectores es a través de obligaciones de mejoras de gestión energética.

De hecho, las medidas propuestas en la Agenda de Energía del Gobierno buscan bajar en un 20% el consumo proyectado al 2025 . Se deben introducir medidas para masificar el desarrollo de proyectos de eficiencia energética.

Realizar medidas para promover la eficiencia energética en el sector Vivienda y Construcción, y apoyar la gestión energética de las municipalidades, con énfasis en el alumbrado público, son algunas de las medidas propuestas, además de realizar campañas masivas en colegios y universidades.

Esto último apunta al aporte individual que a todos nos cabe en este esfuerzo, el que además no genera ningún impacto ambiental.


CYRANO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF