Aprendizajes negativos

Fecha Publicación: 19/1/2016

El primer postulado es que lo que sucede en la infancia tiene importancia en la personalidad de cada uno de nosotros para el resto de nuestros días. Sin embargo, no es evidente que todos y en todas partes tengan eso claro, si así fuera entonces no sería necesaria la existencia de tantas organizaciones, gubernamentales o de las otras, para cuidar de los niños en diversos aspectos

Según Ericksson, un famoso psiquiatra, es en la primera infancia cuando se tiene que resolver la crisis de Confianza vs. Desconfianza, para la primera se requiere la satisfacción segura y consistente de las necesidades básicas, las necesidades materiales, como la alimentación, la temperatura, la higiene y las otras menos aparentes, las afectivas e inmateriales, que en términos simples expresan si nosotros, como bebés, fuimos esperados, queridos, regaloneados y centro exactamente geométrico de la atención de nuestros padres y de familia donde aterrizamos gracias a vuelo rasante de la cigüeña.

Si tenemos consistentemente todo lo que nos hace falta entonces aprendemos a confiar, si no es así, entonces no, con toda la gama de posibilidades intermedias, el tema es relevante, en una época donde cada vez más gente parece creer menos, con justificación probablemente, ya que la comunicación al instante de nuestros días nos tiene adecuadamente informados de las pillerías de turno, hasta dejar a medio mundo sospechando de la otra mitad. 

Lo que no dijo el experto en cuestión, es que la sociedad se puede distorsionar de modo tal que resulta necesario aprender a desconfiar, que faltan cambios urgentes en la sociedad para devolvernos la confianza.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF