Otras vueltas de tuerca en proceso de reformas a la educación superior

Fecha Publicación: 18/1/2016

Desde el norte del país se hace saber que ha concluido un nuevo encuentro entre los rectores y la Ministra de la cartera de Educación, con el reiterado propósito de aclarar dudas. Una nueva tratativa, sumada a muchas, que han resultado en sucesivas versiones modificadas del proyecto de Reforma Educacional, que ha tropezado con toda suerte de obstáculos en el ámbito de la educación superior, sin concluir con esto que no haya habido ruidos en otros asuntos del proyecto.

En los encuentros últimos, como ejemplo en octubre del año recién pasado, el Consejo de Rectores manifestó tener aún dudas respecto a cómo operaría el beneficio de gratuidad en 2016, pese a que la glosa presupuestaria que financia la iniciativa ya fue presentada y del mismo modo, la falta de claridad en cuanto a detalles sobre el financiamiento que recibirán las instituciones.

El escenario no ha cambiado sustantivamente, no en las propuestas réplicas y contra réplicas, sobre las cuales es sumamente complejo estar al día, sino en lo relativo a las dudas, que persisten, sin disminuir ni en amplitud ni en profundidad. La percepción del ciudadano común, de los padres de jóvenes potencialmente merecedores de gratuidad o los mismos jóvenes, es la existencia de un asunto brumoso, repleto de eventuales resquicios, novedades y letras chicas, más posibilidades de nuevos enroques que dificultan intuir dónde está el punto de cierre.

Este fin de semana se ha presenciado otra vuelta de tuerca, el Consejo de Rectores (Cruch) se reunió en Arica con la ministra de Educación, Adriana Delpiano, con el fin- todo de nuevo- de aclarar las dudas que siguen existiendo en relación a la reforma a la educación superior, se esperaba saber más sobre los ejes del proyecto que ingresará al Congreso.

Los resultados de ese nuevo encuentro no han sido satisfactorios, los rectores han declarado que el primer borrador de reforma a la educación superior es insatisfactorio. El documento largamente esperado no parece haber tenido la contundencia necesaria para satisfacer inquietudes muy concretas de los directivos de las casas de altos estudios, las declaraciones de algunos de ellos son de por sí elocuentes: "los contenidos son insuficientes, hay materias relevantes que no conocemos" .

El vicepresidente del Cruch agrega: "Creemos que debemos tomarnos más tiempo para discutir y dar a conocer a nuestras comunidades universitarias estas propuestas, porque la reforma a la educación superior no puede ser simplemente la decisión de un gabinete de trabajo"

Resulta difícil de comprender que un gobierno, que se supone tiene un claro conocimiento de cómo funcionan las cosas en Chile, considere adecuado que ad portas del envío del proyecto al Parlamento, sea recién oportuno poner en manos de los rectores un borrador, que se espere que, mediante una reunión, se dé por aprobado un documento parcial, que sea suficiente con comunicar que el proyecto será enviado a los legisladores en "al menos" tres proyectos, lo que da a entender que tampoco ese aspecto está decidido.

Como se ha reiterado, en todos los tonos, en los ámbitos más plurales, la educación es insatisfactoria en nuestro país, se espera mucho más de ella y es ilusorio pretender corregirla con proyectos inmaduros. Faltan instancias, falta una voluntad efectiva de escuchar, sobra impaciencia.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF