¿Subterra en el siglo XXI?

Fecha Publicación: 19/8/2015

No estamos bien los 75, no pueden estarlo aquellos hombres que han decidido permanecer a centenares de metros de la superficie, en la mina que es su fuente laboral, en demanda del pago de sus salarios.

Es una huelga, como otras, pero con el dramatismo de las circunstancias, la pesadilla para muchos de solo pensar en estar en el sitio donde estos mineros se encuentran, en la oscuridad, la soledad, el silencio y el peligro, esperando la solución de sus problemas por parte de un responsable no identificado.

No es un episodio de Eusebio Lillo a inicios del siglo pasado, es una noticia de hoy, aunque físicamente cerca de Subterra. 

La seremi de Minería se hizo presente en el lugar, para descubrir situaciones inéditas, como aquella que la propiedad de la mina no está clara, que es complejo establecer un diálogo que permita resolver esta situación, en el intertanto ya algunos de los mineros han tenido que salir de la mina por razones de salud. 

Los restantes han optado por descender otros cien metros para aumentar la presión de su demanda.

Esto ocurre cuando Chile enfatiza que, a diferencia de otras latitudes, las instituciones funcionan, cuando en este caso la función no fue lo suficientemente efectiva como para autorizar la actividad de una empresa cuya propiedad es confusa y la responsabilidad por definir.

Vale también la pena reiterar el llamado a la calma, pues ninguna causa laboral, por justa que sea, amerita arriesgar la vida y la integridad física en pos de un objetivo de carácter económico.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF