Accidentes de tránsito: cuando la muerte espera en la calle

Fecha Publicación: 30/12/2015

Sería bueno, antes de iniciar una nueva etapa de año calendario, poder señalar aspectos positivos, que de hecho existen, pero junto a aquellos se presentan otros adversos que no pueden ser ignorados. Siempre habrá un lugar para robustecer las buenas noticias, pero algunas de las malas han de ser enfrentadas con decisión por el alto costo de dejarlas al margen.

Los datos llegan desde la Organización Mundial de la Salud, junto con la presentación del informe "Global Status Report on Road Safety 2015". El documento señala enfática y crudamente que más de 1,2 millones de personas mueren anualmente en el mundo a causa de accidentes de tránsito, ubicándose la mayor proporción de fallecidos en países de ingreso medio y bajo. Razón por la cual, no se trata de una mera cifra, sino de un auténtico y crítico problema de salud pública. Hay que recordar que teniendo a la vista esa tendencia, la Organización de las Naciones Unidas declaró al periodo 2011-2020 como la Década para la Acción en Seguridad Vial, haciendo un llamado a los Estados miembros a tomar medidas para mejorar la seguridad en las calles y carreteras, con el objetivo de reducir a la mitad los fallecidos por accidentes de tránsito.

Ha transcurrido un tiempo suficiente del período de observación, casi un lustro, como para que sea posible monitorear el estado de avance hacia la meta prefijada en la iniciativa. Representantes de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), acudieron a la a la 2ª Conferencia Global de Alto Nivel sobre Seguridad de Tránsito, la conclusión fue alarmante: salvo Europa, ni en Chile, ni en el resto del mundo, se ha logrado disminuir las cifras que trágicamente se repiten, a pesar de los esfuerzos y los recursos invertidos para mejorarlas.

Chile no ha sido negligente en cuanto a sus propias medidas, en los últimos años, para contribuir al éxito de la iniciativa; cinturón de seguridad obligatorio, sistemas de retención infantil, Ley Tolerancia Cero, Ley Emilia, entre otras, pero aun así, cerca de 1.600 personas mueren anualmente en las calles a consecuencias de accidentes de tránsito, más del doble de la meta autoimpuesta hace cuatro años.

Por sobre el desaliento que podría resultar del nulo efecto de todas esas disposiciones, a menos que se considere que sin ellas la situación habría sido hipotéticamente peor, el Ministerio de Transporte lanzó la campaña "Desacelérate", para prevenir accidentes de tránsito este fin de año. En ese contexto, el ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, recordó que "en nuestro país un 30 por ciento de los accidentes de tránsito se deben a un exceso de velocidad o a una velocidad inadecuada en nuestras carreteras y en nuestras calles".

No se trata de una recomendación arbitraria, de suponer que con disminuir la velocidad sería esperable la disminución de accidentes, sino que existe el respaldo de un estudio de la Conaset, que ha establecido que 5 de cada 10 automovilistas superan la máxima establecida en zonas interurbanas mientras que 4 de cada 10 mantienen estas conductas en zonas urbanas. La secretaría ejecutiva de la Comisión puntualiza que en la muestra observada en zonas interurbanas hubo conductores que iban a más de 200 kilómetros por hora.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF