Las promesas pendientes que aún espera la Región

Fecha Publicación: 27/12/2015

Hay que hacer inventarios en los hogares ante la llegada de nuevos bienes por Navidad. Asunto concluido, el ritual siguiente es el uso intensivo de los tickets de cambio, nuevo anglicismo agregado a la siempre permeable barrera del español.

El otro ritual, a nivel más amplio, es aquel de recordar las promesas hechas a la ciudad y la Región, que continúan como tales, con progresivamente menor credibilidad. La lista es desalentadoramente extensa, el enunciado puede que no sea exhaustivo, se hace para dejar en claro que no se trata de quejas ambiguas, sin antecedentes concretos y. por lo tanto, meramente tendenciosas.

Sin pretender irritar, el puente lanzado a un espacio por definir, el soterramiento de la línea férrea, que sigue dividiendo la ciudad, un metro penquista, en su defecto un tranvía que permita conectar con el Biotrén, un nuevo trazado de ferrocarriles al norte de Chile desde Concepción, un aeródromo, pomposamente descrito como aeropuerto, que no se desplome con un poco de niebla.

Junto con una emocionada relación de las profundas convicciones en cuanto a la conveniencia de estos proyectos, su necesidad y proyección, el impacto para el desarrollo regional y del país entero, se emite declaraciones de compromiso. A poco andar, ante dificultades de cualquier orden, los proyectos son rápidamente encarpetados, o puestos en prioridades secundarias, en marcha lenta, a la espera de circunstancias más favorables, que permitan su reactivación, así, ad nauseam.

En junio de este año en terminación, el ministro de Defensa, José Antonio Gómez, efectuó su primera visita a la Base Naval, ante el tema del tercer dique en Talcahuano, con un sólido respaldo de argumentos de competitividad con otros puertos sudamericanos, por la presencia de grandes naves que no pueden cruzar el Canal de Panamá. El ministro señala, "es un proyecto relevante para la Región y Talcahuano. Todos los estudios que hemos recibido están en Defensa, en el MOP y otras instituciones. A partir de ese último análisis se tomará la decisión de cuál será el camino final para construir o comprar el tercer dique que permitirá atender buques de grandes magnitudes".

No hubo que esperar demasiado en cuanto a las promesas gubernamentales relativas a la Región. En octubre se informó de la determinación de cerrar el proyecto del tercer dique de Asmar. El propio ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, confirma que en vista del bajo crecimiento esperado y la situación económica, se desechaba su financiamiento.

En el tercer dique descansa parte de los anhelos de creación de empleo, desarrollo productivo y crecimiento económico de la Región, y por eso hay desilusión y molestia en la propia empresa, y sus trabajadores, puesto que la fórmula de financiamiento propuesta era mixta y alcanzaba los 150 millones de dólares.

La Región se encuentra frente a un desafío reiterativo: tener los proyectos adecuados para crecer y contribuir a la economía y desarrollo, tanto propios como de nación, y ver cómo estas ideas son postergadas por circunstancias de coyuntura con muy escasa visón de futuro, la dañosa actitud de falta de visión de Estado, reemplazada por un cálculo gerencial de balance de corto plazo.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF