El desafío país de terminar con la violencia de género

Fecha Publicación: 25/12/2015

Para la idiosincrasia general del colectivo chileno, en estas fechas se procede a realizar balances, no de la obligatoria naturaleza comercial, sino de del resultado del transcurso de la vida en este año que se retira junto con la última hoja del calendario. Hasta hacer surgir una lista de buenos propósitos. Livianamente, puede ser una promesa vaga, una intención tenue y retórica. 

Sin embargo, hay realidades que deben cambiar, a partir de ahora mismo, sin dilación, con sentido de compromiso, porque su continuidad es insoportable e imperdonable, se trata de la violencia de género, específicamente cuando es ejercida contra la mujer. Para la OMS, la Organización Mundial de la Salud, esta acción perpetrada especialmente por su pareja y la violencia sexual- constituye un grave problema de salud pública y una violación de los Derechos Humanos de las mujeres.

Las cifras duras recientes de la prevalencia mundial indican que el 35% de las mujeres del mundo han sufrido violencia de pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida. Por término medio, el 30% de las mujeres que han tenido una relación de pareja refieren haber sufrido alguna forma de violencia física o sexual por parte de su pareja. Según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, al menos 1,678 mujeres fueron asesinadas por razones de género en América Latina en 2014.

Un 38% de los asesinatos de mujeres que se producen en el mundo son cometidos por su pareja. Estas formas de violencia pueden dar lugar a problemas de salud física, mental, sexual y reproductiva y otros problemas de salud, y aumentar la vulnerabilidad al VIH.

Para salir al paso de la tendencia a pensar que esto ocurre en lugares remotos y que no refleja la realidad nacional, basta con recordar que hace muy pocos días una mujer de 47 años se convirtió en la víctima número 39 de los femicidios en Chile durante 2015. La Presidenta Michelle Bachelet señaló, en el Día Internacional para Eliminar la Violencia Contra la Mujer, la prioridad de su Gobierno acabar con el maltrato a la mujer y la inequidad de género, "ya que es la sociedad entera la que vive el golpe de la injusticia y del abuso".

Es, como todo fenómeno social, una situación compleja, entre los factores de riesgo cabe citar un bajo nivel de instrucción, el hecho de haber sufrido maltrato infantil o haber presenciado escenas de violencia en la familia, el uso nocivo del alcohol, actitudes de aceptación de la violencia y las desigualdades de género.

No son esas las únicas causas, ni son los estratos más vulnerables de la sociedad los únicos que lo presentan, la violencia de género es transversal y por eso mismo puede que tenga cifras negras, en el sentido de no sincerar lo que realmente ocurre, ya que en los entornos de altos ingresos y amplia redes de protección e influencia, existe también amplia oportunidad de ocultamiento, y al mismo tiempo, por pudor, temor o vergüenza, silencio de las mismas víctimas.

La violencia debe ser combatida desde los períodos más tempranos de la formación de los niños, tanto en el entorno familiar como en el escolar, es esa una realidad que puede perpetuarse, hay situaciones que demandan profundos cambios en lo socio económico, otras en las cuales basta un cambio cultural, pero en ambas es imposible aceptar una actitud contemplativa o estadísticas de bajo perfil. Este es un cambio que debe ocurrir.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF