El bien de muchos por sobre el beneficio para unos pocos

Fecha Publicación: 21/12/2015

Una cosa es la discusión en sala, que puede alcanzar niveles sublimados de abstracción y otra muy distinta es aquella de evaluar los resultados, no siempre felices, de políticas trazadas para el auditorio, con retórica convencida y efectista, utilizando argumentos populistas y de probada eficacia convocatoria.

Se ha estado tratando el tema de la Reforma Laboral desde muchas aristas, desde la búsqueda de simetrías entre el mundo de los trabajadores y el de los empresarios, al empoderamiento de los trabajadores para que busquen un mejor retorno a sus esfuerzos, pero en muchas instancias ha estado fuertemente la intención de cobrar deudas antiguas, de reivindicar antiguas injusticias, darle una vuelta a la historia.

En la base es perfectamente justo, si hay abusos deben ser corregidos, si hay malas prácticas han de ser castigadas, si se ha tratado injustamente a los trabajadores hay que remediar todas las instancias que hagan esa situación posible. Asunto muy distinto es que, en el intento, la balanza cambie bruscamente de lado, que la asimetría se establezca en sentido contrario, con la inmediata generación de litigios, que en la mayoría de los casos dejan lesionados inocentes, los ciudadanos, los clientes, los usuarios, la gente que paga las consecuencias del enfrentamiento y que es usada como mercadería de intercambio.

Hoy, los aeropuertos están en estado de sitio, como producto de la extensión del paro de los funcionarios de la DGAC, se ha informado que al cierre de los aeropuertos de Arica, Copiapó, La Serena, Concepción, Osorno, Valdivia, Chiloé, Balmaceda e Isla de Pascua- se ha sumado el aeropuerto de Puerto Montt, declarado inoperativo. 

Con los ciudadanos como rehenes, eligiendo la fecha más dañosa, los funcionarios en paro, han elegido la vía más dura, agregando a los problemas de los pasajeros y su necesidad frustrada de llegar a sus destinos, la de tener que escuchar sus quejas vociferadas al megáfono, en un intento bastante ingenuo de buscar solidaridad.

Se presenta otra vez, objetivamente, el resultado de una legislación que deja la puerta abierta a los sindicatos poderosos, por número o impacto, que pretende obtener lo que se les ocurra mediante chantaje irrestricto. Operó en el Banco del Estado, en el Registro Civil y en otras instancias donde la magnitud del daño deja al gobierno o a los empresarios genuflexos.

Se pretende obtener una forma excepcional de jubilación, hacerse partícipe de un sistema que resulta inadmisiblemente privilegiado y, por lo mismo, de difícil justificación, justo cuando el tema de los pensionados chilenos muestra su cara más crítica, con un debate abierto ante los montos claramente insuficientes de personas jubiladas después de una vida de trabajo.

El paro ha dejado a determinadas regiones con problemas de abastecimiento, como ocurre en Isla de Pascua, ha obligado a la actuación de personal de la Fuerza Aérea para permitir algunos vuelos, asegurándose que tanto los informes meteorológicos, como el personal que hace la revisión de equipaje y los servicios que prestan los bomberos están asegurados y funcionando como corresponde, aunque pueda existir un margen de inseguridad, en el intento de disminuir los efectos de esta paralización.

El debate legislativo sobre este asunto en el parlamento, tiene a la vista una situación concreta, en circunstancias reales, los peligros de una ley desprolija, aunque políticamente vendedora.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF