El futuro no es lo que era

Fecha Publicación: 21/12/2015

Como parte de los acuerdos universales, se ha determinado que en fecha próxima, se inicia un nuevo año, habrá que asumirlo, a pesar que los días y las estaciones transcurren sin interrupción, estemos o no atentos a lo que sucede. Lo que sí es posible descubrir- idea nada nueva- es que en la misma porción de tiempo, un año, parecen ocurrir cada vez más cosas, más cambios, más novedades. Si es apreciable de una generación a otra, la diferencia resulta abismante entre los últimos decenios.

Se ha hecho, a propósito de esta situación de cambios profundos y acelerados, comentarios humorísticos, como declarar que el futuro no es lo que era, una paradoja, el considerar el futuro como un hecho del pasado, al ser alcanzado por la tromba del progreso. El futuro se desarrollaba con lentitud y ahora llega continuamente, a toda velocidad sin cesar de anticiparse

No es una reflexión nueva, en 1973, hace más de cuarenta años, Luis Capurro, un biólogo, con un grupo de científicos de diversas áreas, editó un libro de excelente título; "El impacto del futuro", impulsado por la obra de Alvin Toffler; "Future Shock", escrita dos años antes. Con parecida motivación; reflexionar sobre el significado de los cambios para el hombre, como especie, no como género.

Como Toffler, se afirma que hay tres fuerzas alterando el contenido psicológico de los grandes conglomerados humanos, la aceleración, la novedad incesante y la diversidad, tres fenómenos que se han hecho familiares, por lo menos en sus denominadores, a lo mejor no tanto por sus implicancias, que están continuamente poniendo a prueba nuestra capacidad de adaptación. Falta saber a qué costo.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF