Muchísimo oro, muy antiguo

Fecha Publicación: 16/12/2015

Lo declara el presidente colombiano, con serena firmeza: "Sin lugar a dudas, hemos encontrado, 307 años después de su hundimiento, el galeón San José", al mismo tiempo que presentaba fotos tomadas por los equipos científicos. Los documentos gráficos no dejan lugar al engaño: los cañones de bronce que visten la cubierta mohosa del San José muestran que el yacimiento marino se corresponde con ese buque hundido por corsarios ingleses en 1708.

El San José, dotado de 60 cañones de bronce forjados especialmente para su defensa, había zarpado cargado de oro del virreinato de la Nueva Granada, plata de Perú y piedras preciosas, con destino a las insaciables arcas de la Madre Patria. Fue atacado por piratas ingleses, igual de famélicos, cerca de Cartagena de Indias, a poco de abandonar el puerto y hundido, una idea estúpida cuando se tiene una barco repleto de cosas por robar. 

Efectivamente, el San José se fue a pique con 600 personas a bordo y la escalofriante cifra de 11 millones de monedas de oro, valoradas, a ojo de buen varón, en tentadores 5.000 millones de dólares.

Como resulta de absoluta lógica, para proteger el secreto que todavía guarda el San José, los detalles de su ubicación y el tesoro que transportaba, el lugar preciso donde se encuentra se considera información privilegiada y hermética.

La fiesta recién comienza, tanto metal amarillo suele desatar las más interesantes reacciones y olvido de escrúpulos, una corte en Washington declaró al galeón como propiedad del Estado colombiano, los españoles discrepan, habrá novedades, no se ha mencionado la corte de la Haya, eso sería digno de ver.



PROCOPIO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF