El desarrollo regional necesita un impulso de todos los sectores

Fecha Publicación: 1/12/2015

Por trabajoso que resulte, la única manera de opinar sobre hechos concretos es tener información igualmente concreta y evidente. A diferencia de otros aconteceres opinables, la economía regional, por ejemplo, tiene indicadores objetivos y ponderables. Los comentarios pueden variar, pero las frías cifras están allí para quedarse hasta que sean remplazadas por otras, también objetivas y documentadas.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) ha hecho público, muy recientemente, el Boletín de exportaciones de la Región, con noticias esperables, pero no necesariamente buenas. Según los últimos datos auditados de septiembre de 2015, las exportaciones de la Región alcanzaron 388,7 millones de dólares, con una variación interanual negativa de 35,5%.

En general, en todas las naves insignia de la productividad regional hubo indicadores que mueven a la preocupación. Forestales y fabricación de celulosa, papel y cartón, las principales actividades del período, registraron variación interanual negativa de 7,1% y 13,8%, respectivamente.

Para mejor comprender las posibles fluctuaciones, al ver el escenario internacional es conveniente recordar que nuestra Región tiene como principales países de destino de exportaciones a China, Estados Unidos y México, con una participación de 20,8%, 20,1% y 6,8% del total. Por tanto, hay una clara relación del avance o retroceso según las circunstancias económicas de esas naciones.

En ese contexto, los montos exportados del sector industria , los ya aludidos 384,7 millones de dólares, fueron 11,0% menor que en septiembre de 2014. Por su parte, el sector silvoagropecuario presentó una disminución de 36,9% en la comparación anual. Lo más significativo, sin embargo, puede ser la evolución en el mercado de los principales productos regionales; las actividades forestales y de celulosa, las que exhiben el mayor monto en el nivel de exportaciones total, con participación de 42,7% y 34,0%, respectivamente.

En la comparación anual, las exportaciones de productos forestales mostró una contracción de 7,1%, mientras que fabricación de celulosa, papel y cartón exhibió descenso de 13,8%. Como contraparte, los envíos hacia el exterior de la industria de alimentos aumentaron en 9,6%, siendo el 12,9% del total exportado por la Región.

En medio de las discusiones motivadas por las reformas, mientras se levantan los argumentos para revisar la Constitución o se elevan voces que claman por el faltante énfasis en la calidad de la educación, o se solicita mejoras salariales, entre otras expectativas, subyace como prerrequisito de todas las esperanzas y logros, el indispensable piso de la economía, sin la cual todas las otras aspiraciones, por legítimas que sean, corren el riesgo de evaporarse.

La Región tiene por delante un desafío mayor: recuperar sus niveles de productividad, usar todos los espacios que se logren en el proceso de descentralización para mejorar su andamiaje económico. Se alude con frecuencia a sus potenciales en recursos humanos y materiales, es cada vez más urgente ponerlos en práctica. Por encima de los rutinarios ejercicios de la política, se necesita de alianzas transversales, para el bien de todos, al final, igualmente, la ciudadanía reconoce a los que han hecho las cosas bien, ajeno al color que muestren.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF