Alarmantes resultados de Prueba Inicia para profesores debutantes

Fecha Publicación: 25/11/2015

El hecho mismo que para demasiadas personas la información haya pasado inadvertida, es altamente preocupante. Que no haya habido abundantes manifestaciones de dura protesta, muestras de alta consternación, evidencia de indignados comentarios, ante los malos resultados de la última Prueba Inicia. Con esta prueba se trata de caracterizar el nivel de formación de los profesores titulados, aquellos que a plazo breve se harán cargo de la educación de los niños chilenos, a quienes someterán a continuas pruebas para verificar logros en el proceso de enseñanza- aprendizaje. Malas cifras para los nuevos profesores, sobre los cuales recaerá gran parte de la responsabilidad de garantizar una educación de calidad, uno de los epicentros de las preocupaciones ciudadanas.

La Prueba comenzó a implementarse en 2008, en esa oportunidad, 1.986 estudiantes se inscribieron voluntariamente para evaluar su aprendizaje. Un año después, el número había superado los 3.200, una tendencia altamente positiva que no se sostuvo, ya que en 2014 sólo 2.707 de 29.500 titulados optaron por rendirla, la cifra representa un escuálido 9,18% del total de potenciales participantes.

Se esperaría que la prueba haya sido rendida especialmente por quienes se sentían mejor formados, aunque en realidad las razones para participar, o no, dada su voluntariedad, pueden ser muy diversas, lo concreto es que los resultados distan de ser halagüeños, se pudo verificar que menos de un tercio de los egresados alcanzó un nivel de logros superior al 75% de respuestas correctas, en lo que corresponde a contenidos pedagógicos, ya que los resultados disciplinarios son más bajos.

Queda el consuelo menor de la estadística, ya que con ese tamaño pequeño de la muestra, los resultados no pueden ser estimados como significativos, es decir, podrían no reflejar la situación del universo de titulados en pedagogía de las universidades chilenas, aunque resulte dudoso esperar que números mayores de participantes resulten en cifras más positivas.

Para una prestigiosa académica chilena, Solange Favereau, los resultados de la Prueba Inicia no son sorpresivos y no hacen otra cosa que reflejar las debilidades del sistema educacional chileno, que pasa por "el bajo reconocimiento y prestigio social de la profesión docente, la ausente atracción de los mejores talentos al estudio de la pedagogía, la poca exigencia de muchas casas de estudio, y la falta de incentivos o malas condiciones laborales".

Es muy posible que en la mayoría de las universidades se hayan efectuado innovaciones para mejorar la formación de los futuros profesores, pero es igualmente probable que no se observen cambios significativos mientras no cambien para bien otras condiciones como las que se han señalado, nadie se está haciendo cargo de los deficientes resultados que, aunque con baja participación, arroja la prueba. Por buscar culpabilidades se diluye este diagnóstico entre causas, razones, explicaciones e hipótesis, hasta la próxima prueba.

La solución más socorrida consiste en matar al mensajero, si la prueba trae malas noticias, entonces hay que eliminar la prueba, la cual, sin embargo, mala o buena, permite documentar el estado de la situación, la tarea es mejorarla, por una parte y hacer de las condiciones del profesor, su formación, su dignidad, sus rentas, su consecuente posicionamiento en la sociedad, un estímulo para sacarse las buenas notas que ellos suelen esperar de sus propios alumnos.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF