En busca de los líderes

Fecha Publicación: 23/11/2015

Los primeros colectivos humanos, una vez superada la etapa primaria de sobrevivir, tuvieron que buscar los medios para un desafío igual de complejo, el de vivir en comunidad. Para ello establecieron las bases de una convivencia pacífica y estable, que les diera seguridad y justicia a los integrantes, con conceptos huidizos, como justicia, por definir.

En paralelo a ese fenómeno, comienzan a surgir individuos con características de superioridad con respecto a los demás, ventajas comparativas para que nos entendamos, cada uno con su respectivo imperio, celosamente defendido. Uno de los problemas mayores de vivir en comunidad es establecer el orden, el respeto, luchar a brazo partido contra la tendencia natural a salir por ahí, cada cual por su cuenta, o la aparición de algunos que querían compartir el poder, o con mayor voluntad de servicio público, como diríamos ahora. Mantener el orden, social y político se convirtió en la tarea más importante. Es de esperar que al principio el orden sólo pudiera imponerse por la fuerza.

En etapas evolucionadas de la historia el liderazgo empieza a estar en los auténticamente mejores, desde antiguo la educación y las duras pruebas para discriminar positivamente a los más promisorios, ya que se trata de localizar a la mejores mentes, mecanismo estupendo si no fuera por ruidos en el sistema, que resulta en algunos nacidos con ventaja en la parte de arriba de la rueda de la fortuna y otros abajo, con parecido destino el resto de la vida.

La tarea urgente sigue siendo la búsqueda gradual pero no lenta, de los mejores medios de asegurar que cada quien tenga mismas oportunidades.

PROCOPIO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF