¿Hasta cuándo las malas señales?

Fecha Publicación: 1/11/2015

El escándalo de colusión que se supo durante esta semana no hace más que sumar otro capítulo en una actualidad que asoma como negra para nuestra sociedad. Con todas las situaciones de ilícitos, de información sobre autoridades que se aprovechan de su condición y sacar partido de ello para su beneficio personal, queda la sensación de que en el país, las personas pueden hacer lo que quieran, sin recibir una sanción de acuerdo a sus faltas.

Que no hay marcos regulatorios suficientes, que la letra chica es demasiado fácil de ser vulnerada. Sea cual sea la razón, para el ciudadano común sin dudas que queda una sensación de impunidad, de desprotección, hasta de injusticia. Que quienes tienen poder e influencias pueden realizar cualquier tipo de acto, cualquier acción porque, a final de cuentas, todo se olvidará en un plazo más corto que largo debido a que no existen castigos acordes a las faltas cometidas.

Es de esperar que más temprano que tarde esto cambie. Ya no es como antes, que este tipo de cosas podían ocultarse más, pues ahora con las redes sociales y adelantos tecnológicos siempre se puede acceder a la información, o hay alguien que sabe y da la alerta.

Chile necesita que no sigan pasando este tipo de cosas, y más allá que existan castigos o sanciones, que situaciones similares ya no ocurran, no se produzcan. Es la única manera de recobrar la confianza en las autoridades, de sentirse más orgulloso del país en el que se vive. 

La ciudadanía se lo merece, y necesita que quienes dirigen la nación se muestren ojalá intachables, y así vayan marcando un camino positivo para el resto de la población. 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF