Seguridad de los buses escolares

Fecha Publicación: 27/10/2015

Es preciso dar una mirada a lo que es indispensable mirar con frecuencia, antes que las novedades de cada día terminen por distraernos de accidentes que pudieron ser harto más graves y mucho más penosos de lo que fueron.

Las cartas están echadas, el decreto número 38 regula el transporte remunerado de escolares en vehículos motorizados, fijando varios requisitos entre los cuales se encuentran los siguientes, algunos de los cuales se cumplen visiblemente y otros no parecen estar al pie de la letra: ser un furgón de color amarillo con un letrero triangular en el techo que diga "Escolares". Tener en el techo una luz intermitente para usar mientras los niños suben o bajan del vehículo, entre otros.

Lo que se pretende es garantizar la seguridad de los niños; últimamente han ocurrido accidentes afectando a furgones escolares, a pesar de todas las recomendaciones. Los padres deben tener la absoluta certeza que las personas que transportan a sus hijos están ejecutando su tarea con el máximo de responsabilidad.

Sin embargo, hay otros factores del entorno que deben a ser controlados, los conductores de otros vehículos que comparten las vías de circulación con los furgones escolares, el respeto a especial que han de prestarles, la atención debida y una actitud de permanente protección.

Como muchas circunstancias de este tipo, la acción de la fuerza pública ha de ser particularmente cercana y particularmente severa, hace falta la actitud positiva de muchos para asegurar la seguridad de nuestros niños y penas severas para los que les pongan en riesgo.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF