Las 103 medallas doctorales de la UdeC y los nuevos desafíos

Fecha Publicación: 25/10/2015

Ha sido una ceremonia académica a la cual suelen asistir solo los directamente convocados, un acontecimiento del más alto significado para los universitarios, sin embargo, su impacto se caracteriza por ser tenue en comparación con otros hechos de la realidad nacional que aparecen a la primera mirada como de mayor interés.

Así ha ocurrido, cuando al viernes recién pasado, la Universidad de Concepción, gradúa a 103 doctores, el grado más alto de la educación superior, un evento que refleja un largo historial de esfuerzo, no solamente de los recientemente graduados, que ven coronados sus esfuerzos de largos años, sino institucionales, ya que para llegar a un resultado de esta magnitud, la universidad ha tenido que dar muestras de una indeclinable voluntad de progreso en este objetivo durante medio siglo.

El significado de esta ceremonia, que por lo general escapa al ciudadano común, es el impulso potencial que los estudios de doctorado representan, como un medio y una oportunidad para que los países, especialmente aquellos en vías de desarrollo, logren las masas críticas de recursos humanos altamente calificados que les permitan alcanzar metas que resulten en el mejoramiento del nivel de vida de la población, ya que la generación de nuevo conocimiento -justamente la competencia de alto nivel que poseen los doctores-, repercute en el desarrollo de las naciones y las hace más independientes y competitivas.

En esta oportunidad, se han graduado más de un centenar de doctores en los 21 programas de doctorados que ofrece la UdeC. En su discurso previo a la solemne entrega de la Medalla Doctoral, el rector de esa casa de estudio, Sergio Lavanchy, realza justamente ese aspecto, el de agregar valor al capital humano altamente calificado, como una contribución al desarrollo de la patria, "esperamos que se reconozca el gran aporte que universidades como la nuestra realizan a la formación superior de científicos, humanistas, artistas, en general, profesionales, en una extensa gama de disciplinas del saber".

Consecuentemente, la Universidad de Concepción es una de las tres con más alta productividad científica en Chile, como parte importante de las universidades del Consejo de Rectores, que en su conjunto producen el 96% de las publicaciones en revistas indexadas de ciencia.

Es necesario reconocer el papel de los doctores en el cuerpo social, la importancia de su presencia y, por exclusión, lo que sucedería si no existiesen. Hay que reforzar la imagen de los doctores como agentes e incluso líderes de la innovación, revalorizando la formación obtenida en competencias de alta complejidad, no solo la capacidad de definir los problemas que en su área de dominio existen, sino aquella de poder diseñar proyectos adecuados para resolverlos, ser, en una etapa aún más compleja, capaces de desenvolverse por analogía frente a problemas sobre los cuales existe escasa información.

Por la naturaleza de los estudios, trabajando en la frontera del conocimiento, la asociatividad y la internacionalización del conocimiento, les capacita igualmente para el trabajo en equipo y en amplias redes interconectadas en un contexto internacional.

El desafío de Chile, en general, como de la Región en particular, es crear las condiciones para que este capital no se pierda, romper con la onerosa tendencia de capacitar personas para que migren a centros foráneos donde sus aptitudes sean puestas en uso.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF