Tala de árboles milenarios

Fecha Publicación: 22/10/2015

No hay que ser un fundamentalista verde para sentir un dolor visceral ante la naturaleza inescrupulosa de ladrones que no parecen ser de este planeta, aunque son humanos, como todos, aunque de diferente cultura, productos defectuosos de una sociedad que no puede ser desprolija, sobre todo en el cuidado de un patrimonio irrecuperable.

Están asesinado árboles que estaban acá antes que llegáramos y que estarán allí mismo inalterados cuando hayamos desaparecido, cuidando el equilibrio de su entorno, silenciosos y respetables.

Una denuncia anónima ante la Corporación Nacional Forestal en La Unión permitió descubrir que habían cortado el alerce más grande en la historia de este sector. En conjunto con la Policía de Investigaciones se descubre que correspondía a un fundo donde estaba emplazado un taller dedicado a la fabricación de ataúdes, cuyo propietario es también dueño de una funeraria en Río Bueno. En un operativo de mayor envergadura, tras varios días de investigación, el equipo encontró en el terreno de un particular, indicios de 14 alerces cortados, el último espécimen tenía una edad aproximada de 1.100 años.

Hasta ahí la noticia, lo que sigue es urgente que ocurra transparentemente; la detención y castigo ejemplar de los involucrados, de lo contrario la evidencia de la impunidad significa libertad para destruir el patrimonio natural de todos los chilenos. Se espera avances prontos, habrá que encargarse de seguir de cerca el proceso de la justicia o el intento de ocultamiento, con el rosario cómplice de argumentos clásicos de la falta de voluntad.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF