La necesidad de contar con una real educación sobre Derechos Humanos

Fecha Publicación: 20/10/2015

Los Derechos Humanos se pueden transformar, con enorme facilidad, en banderas de lucha y plataformas de lanzamiento. Su real comprensión, sin embargo, no queda garantizada con el solo auxilio del sentido común. Si de eso dependiera, tendrían tantas interpretaciones como personas, cada cual con su opinión dependiendo de sus vivencias, de su condición socioeconómica, de su formación académica, o de su cultura, demasiadas variables para un asunto tan transversal e indispensable.

Como ejemplo, se puede observar que al ser consultadas las personas sobre que concepto les acude a la mente cuando se menciona Derechos Humanos, un 51% responde que los derechos fundamentales de las personas, un 16% al respeto e igualdad de derechos y un 29% a la justicia y el derecho de las personas.

En la más reciente información sobre el particular, el Instituto Nacional de los Derechos Humanos da a conocer los resultados de la III Encuesta Nacional de DD.HH., un estudio que se ha venido aplicando bianualmente para medir la percepción de la ciudadanía. Saber si los perciben como vulnerados, y evaluar el desempeño de las instituciones de Estado en su respeto y promoción.

No es difícil encontrar situaciones ambiguas. Por ejemplo, uno de los datos más destacados fue la alta valoración que las personas le brindaron a la importancia de los Derechos Humanos. Un 91,5% de los consultados/as está de acuerdo con la afirmación "Los Derechos Humanos son fundamentales en mi vida cotidiana", que alcanzó 5,1 puntos más en la presente encuesta al compararla con la efectuada en 2013, y al mismo tiempo el 50,4% declara que proteger estos Derechos Humanos dificultan el combate contra la delincuencia. Mientras un alto porcentaje (43,5%) de los consultados, al preguntárseles sobre las así llamadas "detenciones ciudadanas", declara estar de acuerdo con "desnudar, golpear e insultar" a presuntos delincuentes.

Hay en esta encuesta datos muy interesantes, que de alguna manera determinan la necesidad de hacer de estos temas una instancia de reflexión en todo tipo de comunidades, al observar que existe un aumento notable de personas que opinan que la mayor conciencia de los Derechos Humanos representa mejor democracia y progreso de las comunidades (7.8 a 14.8% en los últimos dos años), posiblemente asociado al empoderamiento de la sociedad.

Al mismo tiempo, emergen dos indicadores preocupantes. El primero, el notable desacuerdo con la proposición que no hay diferencias entre las personas en Chile y que todos tienen los mismos derechos ante la ley, un concepto básico que señala la no observancia, o el no cumplimiento de un derecho garantizado por la Constitución. Así, 75,4% está en desacuerdo con que se aplica la ley a todos por igual y el 69,4% está en desacuerdo con la frase "En Chile todas las personas tienen los mismos derechos, no hay diferencias".

El segundo, la importancia que tienen algunos derechos que se estiman como menos protegidos, la jubilación digna, el acceso a la salud, el trabajo y el salario digno, se acentúa así la evaluación negativa en los derechos económicos, sociales y culturales. En efecto, el 82,3% estima que sólo quienes pueden pagar pueden acceder a salud de calidad. Lo mismo en educación con 79,6% y en vivienda, con 81,3%.

Los Derechos Humanos merecen una discusión más honda, una pausa para la reflexión, avanzar en ellos es una base indispensable para hacer un mejor país.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF