Imperativo ético de cuidar la salud

Fecha Publicación: 11/8/2015

Algunas noticias internacionales, a la primera mirada, parecen insólitas. El pueblo de Sellia, ubicado en la región sureña de Calabria en Italia, aprobó una ordenanza que establece la "prohibición de morirse" a sus vecinos, la mayoría ancianos.

Se supone que la ordenanza municipal entró en vigor la semana pasada, y según el alcalde, Davide Zicchinella, tiene como propósito invitar a los ciudadanos de la comuna a preocuparse de su salud, ya que como sucede en muchas localidades del sur de Italia, hay despoblación.

Se ha organizado un completo sistema dirigido a cuidar de la salud de los habitantes del pueblo, un pequeño municipio medieval en el que el 60% de la población son ancianos de más de 75 años, el dispositivo contempla un centro sanitario, uno ambulatorio y una red de transporte de personas al hospital más cercano, eso por parte del municipio, por su parte la gente tiene que hacer uso de esos servicios para controlarse y seguir las indicaciones para estar sanos.

Según el alcalde, la vida es un valor universal, pero es particularmente crítico en las condiciones demográficas del pueblo, según él, si un pueblo se hace pequeño, demasiado pequeño, no puede continuar en pie, por lo tanto, habrá impuestos más altos para aquellos y aquellas, que se descuiden o sigan hábitos perjudiciales para la salud.

Un tanto más indirecto es el sistema de salud de países escandinavos, donde los servicios de salud son mayormente gratuitos, pero siempre y cuando las personas sigan rigurosamente los controles e indicaciones. Puede que haya algo que sacar en limpio para la realidad nacional.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF